11 de abril de 1945 – El Rostro Animal del Fascismo

elInternacionalista
26 Min Read

El 11 de abril de 1945 se produjo un levantamiento internacional de prisioneros del campo de concentración de Buchenwald. Este evento se ha convertido en un símbolo internacional de la lucha de los pueblos por la vida y la libertad contra la crueldad inhumana del nazismo, que se manifestó no solo en Buchenwald. Una gigantesca red de campos de concentración similares cubría toda la Alemania nazi y los territorios de sus países ocupados. Los nazis organizaron este sistema para la destrucción física de pueblos enteros, principalmente eslavos; por el exterminio total de judíos y gitanos. De los 18 millones de europeos que terminaron en campos fascistas por diversos motivos, murieron más de 11 millones de personas.

GUETO JUDÍO EN MALORITA

Región de Brest, URSS. En junio de 1942, el gueto, junto con la población, fue destruido por los nazis alemanes con la participación de los nacionalistas ucranianos.

En el otoño de 1941, durante la ocupación de la región de Malorita por las tropas alemanas, las familias judías que vivían en el pueblo de Malorita y los pueblos adyacentes fueron amontonadas en el llamado “gueto” creado en la parte noroeste del pueblo de Malorita, donde se destinaron hasta 50 casas.

Esta sección de la ciudad estaba cercada con alambre de púas y alrededor de ella se instalaron guardias armados las 24 horas. Hasta 2.500 personas de la población judía, incluidos niños de diferentes edades, fueron acorraladas en el “gueto”.

En junio de 1942, el jefe de los destacamentos punitivos de la Gestapo y SD en Volyn y Podolia, el mayor alemán Rose, llegó a Malorita desde Lutsk. Junto con él, el equipo de la Gestapo “Nuremberg” también vino de Lutsk a Malorita. Se entregó un grupo de nacionalistas ucranianos para ayudar a este equipo de la Gestapo, dice el acta.

En uno de los días de junio, este equipo mató a todos los habitantes del gueto: Las ejecuciones masivas en Peschatka se llevaron a cabo con la crueldad y la brutalidad características de los verdugos alemanes de la Gestapo. Colocaron a sus víctimas frente a la fosa y las segaron con una ráfaga de ametralladora. Tanto los muertos como los heridos cayeron en el hoyo. Las madres fueron baleadas con niños en sus brazos. Muchos niños cayeron vivos al pozo. Gritos, gemidos y llantos de niños salían de este pozo sangriento. Los alemanes ordenaron a la policía que acabara con los niños vivos en la fosa. Los gemidos de los heridos se escuchaban desde el pozo incluso cuando los alemanes los enterraban.

CAMPAMENTO DEMYANSKY

Liberado por el Ejército Rojo el 21 de febrero de 1943.

El número de muertos en el campo de concentración de Demyansk supera los 100.000 prisioneros de guerra y civiles soviéticos. Lo siguiente son extractos de un documento que describe las condiciones insoportables de los reclusos del campo:

En el otoño de 1941 (agosto-septiembre), los invasores alemanes establecieron un campo para prisioneros de guerra soviéticos en el antiguo punto de heno de la ciudad de Demyansk. A fines de 1941, el campo tenía más de 13.000 prisioneros de guerra. Todos los prisioneros de guerra, a excepción de los heridos y los enfermos, estuvieron a la intemperie durante los primeros meses. Más tarde, se construyeron barracas para prisioneros de guerra, a los que condujeron a 70-80 personas. En estas condiciones, no solo para acostarse, sino que no había donde sentarse, y por eso la mayoría de los prisioneros de guerra tenían que dormir de pie. Desde los primeros días, los prisioneros de guerra comenzaron a ser llevados a trabajar. Llevaron a cabo principalmente obras viales, además de talar el bosque y transportar troncos sobre distancias bastante considerables. Este trabajo fue extremadamente difícil, incluso para las personas más sanas y resistentes. La jornada de trabajo duraba de 10 a 12 horas.

CAMPO DE CONCENTRACIÓN FINLANDÉS EN CARELIA

Los campos de exterminio fueron creados no solo por los nazis alemanes, sino también por sus secuaces finlandeses. En el verano de 1944, durante la liberación de la región de Pryazha de la República Socialista Soviética de Carelia-Finlandia, se descubrió un campo de concentración para prisioneros de guerra y civiles soviéticos.

1 de julio de 1944

Como resultado de las intolerables condiciones de detención en el Campo No. 5, de las 8.000 personas que estaban en el campo, más de 3.000 personas murieron. Había días en que morían 20-25 personas al día. Además, los cadáveres de los muertos no se retiraban diariamente, sino después de dos o tres días.

13 de julio de 1944

Cuando el batallón se desplegó en el área del campo de concentración para prisioneros de guerra, se descubrió una casa incendiada durante la retirada por bandidos finlandeses, en cuyas cenizas se encontraron huesos humanos carbonizados: espinas dorsales, huesos coccígeos, costillas. , fémures, rótula, etc., pertenecientes según certificado médico a personas quemadas.

Además, en el campo de concentración se encontraron un manojo de varas y un potro, que servían para torturar a los prisioneros de guerra. Los invasores finlandeses, retrocediendo bajo los golpes de nuestras tropas, con rabia impotente, cometen atrocidades sangrientas en nuestra tierra, reprimiendo brutalmente a los prisioneros de guerra.

“MAIDANEK”

25 de julio de 1944

Durante la inspección del campo de concentración, se descubrió un crematorio en el lugar. Se encontraron alrededor de 150 cadáveres humanos quemados en dos secciones del crematorio. En uno de los departamentos, todavía se estaba quemando el último lote de cadáveres. Entre los cadáveres se encontraron niños de diversas edades y mujeres. En noviembre de 1943, los alemanes quemaron a 48.000 personas, la mayoría de las cuales eran judíos y civiles. La quema fue motivada por el hecho de que estas personas son políticamente peligrosas, ya que no simpatizan con el sistema alemán.

26 de julio de 1944

La gente venía al campo desde la prisión regional, de la Gestapo, así como desde otros campos en la Polonia ocupada. Aquí también fueron enviados prisioneros de varios países europeos, Francia, Bélgica, Holanda, Dinamarca, Noruega, Checoslovaquia (…). Un número significativo de prisioneros eran prisioneros de guerra rusos.

Había cuatro cámaras de gas en el campamento: dos con capacidad para 400-500 personas cada una y dos con capacidad para 100-150 personas. Todos los que no podían trabajar eran fusilados o asesinados en una cámara de gas inmediatamente después de llegar al campamento. Los presos eran sometidos a un sofisticado sistema de torturas y abusos por parte de las SS. Durante la existencia del campo, varios cientos de miles de personas fueron asesinadas en él, incluidos más de 40.000 judíos de la ciudad de Lublin y sus alrededores.

COMUNICADO DE LA COMISIÓN EXTRAORDINARIA POLACO-SOVIÉTICA PARA LA INVESTIGACIÓN DE LAS ATROCIDADES ALEMANAS COMETIDAS EN EL CAMPO DE MAJDANEK

En las páginas del periódico del 1er Frente Ucraniano “Por el Honor de la Patria”, se publicó una declaración oficial de la Comisión Extraordinaria Polaco-Soviética para la Investigación de las Atrocidades de los Alemanes, que detalla las torturas y masacres en el Campamento de Majdanek en las afueras de Lublin:

La jornada laboral empezaba a las 4 de la mañana. Los alemanes irrumpian en los barracones y con látigos sacaron a la gente de las literas. Comenzó la verificación, en la que se suponía que debían estar todas las personas sanas y enfermas; los que morían en la noche eran sacados por sus vecinos en la cama al patio de armas para su verificación. La verificación duró dos horas o más y estuvo acompañada de golpizas y vejámenes a los presos. A las 6 de la mañana los presos fueron llevados al trabajo. El trabajo era extremadamente duro y agotador.

Fue acompañado de severas palizas, intimidación y asesinatos. Los equipos de prisioneros que regresaban a las 11 en punto para la llamada cena traían consigo personas golpeadas, mutiladas y los cadáveres de los muertos. En la verificación vespertina, el hombre de servicio de las SS leyó una lista de prisioneros que trabajaban “mal”, y fueron golpeados con látigos, palos y varas en un banco especial. El número de golpes osciló entre 25 y más. La gente a menudo era azotada hasta la muerte.

LA CONCLUSIÓN DE LA FISCALÍA MILITAR DEL 1ER FRENTE BIELORRUSO SOBRE LAS ATROCIDADES DE LOS ALEMANES EN LA CIUDAD DE LUBLIN (CAMPO DE MAIDANEK)
13 de octubre de 1944

En el campamento, en promedio, se mantenían de 20 a 30 mil personas. Los alemanes construyeron un campamento en un terreno que pertenecía a los campesinos. Para evitar que estos campesinos hicieran reclamos de compensación por las tierras confiscadas, todos estos campesinos fueron inmediatamente detenidos, encarcelados en un campamento y luego asesinados.

La investigación estableció con absoluta exhaustividad que los alemanes llevaron a cabo ejecuciones masivas sistemáticas de prisioneros en el campo de Lublin. Grupos de 50 y 100 personas fueron conducidas a las zanjas, tumbadas boca abajo en las zanjas, los hombres de las SS, que estaban junto a las zanjas en el terraplén, dispararon ráfagas automáticas a los que yacían; después de eso, se trajo el siguiente grupo, que se tendió boca abajo sobre los cadáveres de las personas asesinadas y se les disparó de la misma manera. Y así trajeron un grupo tras otro y los fusilaron hasta que la fosa se llenó hasta arriba de cadáveres.

En el territorio del campamento había esencialmente un burdel. Allí, a cambio de sobornos, se podía conseguir a cualquier mujer de entre las prisioneras del campo. Las mujeres no tenían derecho a negarse, ya que fueron golpeadas o asesinadas sin piedad por esto. Si una mujer quedaba embarazada, significaba que sería destruida de inmediato.

“AUSCHWITZ”

Liberado por el Ejército Rojo el 27 de enero de 1945.

Sobre la situación en el territorio liberado de Polonia

Los que estaban en el campo dieron el siguiente testimonio: “Todos los discapacitados fueron colocados en barracones separados, que estaban ubicados en la parte sur de Auschwitz. Allí los desnudaron y mataron con gases especiales, luego sus cuerpos fueron quemados.

Había un “médico” especial para cada dos cuarteles. Examinó a todos los prisioneros tres veces por semana y entregó una lista de pacientes a los guardias de las SS. Los nazis metieron a todos los enfermos en autos, enviaron a todos a las cámaras de gas, los envenenaron y luego los quemaron en hornos. Así, durante 1944, hasta 200 personas fueron quemadas semanalmente.

“SONENBURG”

Liberado por el Ejército Rojo el 1 de febrero de 1945.

10 de febrero de 1945

En las afueras de la pequeña ciudad alemana de Sonenburg, hay varios edificios grises rodeados por un alto muro de piedra. Esta es una prisión de la ciudad construida con la última tecnología.

Personas inocentes de todos los países ocupados de Europa fueron conducidas aquí por monstruos fascistas: rusos, bielorrusos, ucranianos, polacos, italianos, franceses.

Aquí, en el patio de la prisión, había una fábrica militar, donde los presos trabajaban 18 horas al día, después de lo cual eran llevados a confinamiento solitario. Con el acercamiento de las unidades del Ejército Rojo a la ciudad al amanecer del 1 de febrero de 1945, los verdugos nazis llevaron a todos los prisioneros al patio, los condujeron a un estrecho espacio entre el edificio de la prisión y el muro y los fusilaron. Para ocultar las huellas de los crímenes sangrientos, los nazis incendiaron la prisión y los cadáveres de los ejecutados.

FOTOS ADJUNTAS DEL ACTO – Fecha 10 de febrero de 1945

“ROSINA BRUTA”

Liberado por el Ejército Rojo el 13 de febrero de 1945.

24 de enero de 1945

“El campamento se organizó en 1943, sobre la base de la construcción de una fábrica de artillería, evacuada de Magdeburg a Markstat. Prisioneros de guerra, hombres poco confiables y adolescentes de diferentes países fueron llevados a este campo.

Había franceses, polacos, checos, yugoslavos, serbios, italianos, rusos, ucranianos, judíos. En total había 800 personas en el campamento. El campamento de mujeres estaba ubicado en la ciudad de Markshtat – 2000 personas. Había criminales alemanes en el campo que servían como guardias y capataces. Los alemanes golpeaban a los esclavos por todo tipo de razones.

“SACHSENHAUSEN”

Liberado por el Ejército Rojo el 22 de abril de 1945.

TESTIMONIOS ESCRITOS DEL PRISIONERO STANISLAV MACHEEVSKY, QUE ESTUVO EN EL CAMPO DE SACHSENHAUSEN

“Aquí, como en otras prisiones de Alemania, las instalaciones penitenciarias estaban superpobladas. En la prisión donde me colocaron, a razón de 100-120 personas, 400 personas se apiñaron en las instalaciones. Casi no se podía mover por la estrechez. La pena de muerte era de dos tipos: la forma humana – fusilamiento, la forma terrible de ejecución – ahorcamiento. Al colgar, se lanzaba una soga alrededor del cuello del prisionero, que se apretaba lentamente y se apretaba gradualmente el cuerpo con la ayuda de una rueda giratoria. Fue una muerte lenta, una muerte terrible“.

16 de mayo de 1945

El campamento estaba bajo la supervisión directa de la Gestapo. Para inspeccionarlo, Himmler lo visitó repetidas veces.

El campo está equipado “según la última tecnología alemana de destrucción” y pertenecía a la categoría de “primera clase”. En el borde norte del campamento principal hay un crematorio para cuatro hornos. En el crematorio hay un almacén con una gran cantidad de ropa, zapatos, cabellos de presos ejecutados. Cuatro hornos crematorios consumían 36 cadáveres por hora.

Unas 80.000 personas murieron durante la existencia del campamento, de las cuales unas 50.000 murieron de tuberculosis y de hambre, y unas 30.000 fueron destruidas a través de un crematorio. De 1941 a 1945, 30-40 personas morían casi a diario.

RESUMEN DE INFORMACIÓN DE LA DIRECCIÓN DE INFORMACIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN MILITAR SOVIÉTICA EN ALEMANIA
5 de noviembre de 1947

Este material se preparó sobre la base de las respuestas de los ciudadanos alemanes sobre el juicio de los criminales del campo de concentración de Sachsenhausen.

Según los compiladores del documento, los alemanes mostraron gran interés en el caso: “Las declaraciones de la población sobre el juicio expresaron con mayor frecuencia un sentimiento de indignación por la enormidad de los crímenes cometidos, se notó que las acciones de los acusados cubrió de vergüenza al pueblo alemán”.

Al mismo tiempo, el documento destaca que hubo intentos por parte de Occidente de ocultar información sobre los crímenes de los nazis: “Los periódicos de los partidos burgueses, publicados en Berlín y la zona, intentaron silenciar el proceso y algunos días no publicaba nada sobre el curso del proceso. Los periódicos de los sectores occidentales de Berlín esencialmente sabotearon la cobertura del proceso, publicaron solo reportajes breves e insignificantes, y no en un lugar conspicuo”.

“RAVENSBRÜCK”

Liberado por el Ejército Rojo el 29 de abril de 1945.

18 de mayo de 1945

El material publicó un acto sobre las atrocidades alemanas en un campo de concentración: En el territorio de la ciudad de Furstenberg, en la ubicación de la planta de Siemens, la Gestapo alemana organizó el campo de concentración de Ravensbrück para prisioneros de guerra soviéticos y para prisioneros políticos de extranjeros. El campamento era en su mayoría de mujeres, pero los hombres también se mantuvieron allí. El campamento contenía 30-35 mil personas al mismo tiempo.

A los que llegaban al campamento, sin importar la época del año, los desnudaban en el patio, les cortaban el cabello y luego los obligaban a esperar durante horas para pasar por la casa de baños. Una persona que entraba en el campo perdía el derecho a ser llamado por su apellido o nombre: el preso sólo tenía que saber su número.

El bullying sofisticado se hacía en el “bunker” (cárcel dentro de un penal), donde se trasladaba a los presos delincuentes. Al ser trasladado al “búnker”, se infligieron 25 golpes de bastón, y se fijaron hasta cien golpes. Las personas fueron colocadas en celdas solitarias con piso de piedra en una bata o camiseta. No se proporcionaron mantas ni colchones.

En el “búnker” los prisioneros fueron vertidos con agua fría. Muy pocos prisioneros regresaron del “búnker” al campo general, porque el grueso de la gente del régimen no aguantó y murió.

Hasta 1944, el exterminio masivo de prisioneros se llevó a cabo mediante fusilamientos, envenenamiento con venenos e introducción de bacterias purulentas.

En primer lugar, fueron destruidos los demacrados, los ancianos, los niños y las personas que perdieron su capacidad de trabajo. Desde noviembre de 1944, el exterminio masivo de los prisioneros del campo de Ravensbrück y de grandes grupos de personas de otros campos (especialmente del campo de Auschwitz) procedió por envenenamiento en una cámara de gas. Según testimonios separados de prisioneros, el número de muertos en Ravensbrück alcanza las 100 mil personas.

INFORME DE LA DIRECCIÓN POLÍTICA DEL GRUPO DE FUERZAS DEL NORTE SOBRE EL CAMPO DE CONCENTRACIÓN ALEMÁN “RAVENSBRÜCK”
15 de junio de 1945

El 2 de mayo de 1945, el departamento político de la retaguardia del ejército recibió información sobre la presencia de un campo de concentración alemán en la zona de la ciudad de Furstenberg, que fue descubierto tras la ocupación de este territorio por unidades del 49º Ejército. El día que se descubrió el campamento, había 1975 personas en él.

Datos de testigos establecieron que los alemanes, al retirarse, se llevaron consigo hasta 29.000 personas y dejaron en el lugar sólo a personas indefensas que no podían moverse. El departamento político tomó medidas de inmediato para salvar la vida de las personas que permanecieron en el campamento”.

ATROCIDADES NAZIS EN EL TERRITORIO OCUPADO

Condiciones de vida insoportables, tortura, intimidación y humillación, trabajo agotador, asesinatos: los nazis organizaron tal orden no solo en los campos de concentración, sino en general en todo el territorio ocupado, como lo demuestran los documentos a continuación.

INFORME DE LA DIRECCIÓN POLÍTICA DEL FRENTE SUR – 30 de septiembre de 1943

Un residente del pueblo de Maryanovka en la región de Stalingrado habló sobre el orden que los invasores fascistas establecieron en los territorios ocupados: “La vida era imposible. Todas las leyes eran tales que sólo nos destruían. Los alemanes nos llamaban “patlas”, que significaba esclavos conquistados. Realmente éramos esclavos. Aquí está mi marca de esclavos: un brazalete blanco con la inscripción F-5542 y con el sello del comandante. Trabajábamos sin descanso entre 12 y 14 horas al día”.

INFORME DEL 5º EJÉRCITO AÉREO – 27 de noviembre de 1943

“Cada día se revelan más y más nuevas barbaridades de los verdugos fascistas. Prácticamente aplicaron su vil teoría sobre la raza superior de los amos y la raza inferior de los esclavos en el pueblo de Novo-Pokrovka, distrito de Chuguevsky, región de Kharkov, así como en muchos otros pueblos y ciudades ocupados temporalmente por ellos. En Novo-Pokrovka privaron a la población no solo de su propio nombre, sino que la privaron del derecho a ser llamados humanos.

En lugar de un nombre, patronímico y apellido, estos sinvergüenzas introdujeron etiquetas, baberos para toda la población masculina y femenina. Los verdugos al emitir estas placas advirtieron a la población: quien no tome y porte este número será inmediatamente fusilado. Se suponía que esta placa con el número estaba en una cuerda, que se usaba alrededor del cuello y bajaba hasta el pecho. Sin este número en el pecho, era imposible estar ni siquiera en tu propia casa.

ACTO DE ATROCIDADES CON FOTOGRAFÍAS ENCONTRADAS EN UN SOLDADO ALEMÁN – 7 de agosto de 1942

“El cabo del batallón de zapadores de la 21ª división alemana Gerhard Schultz, que fue asesinado el 5 de agosto de 1942, en el área de Kirishi cerca de Chemical Combine, a la salida de Elephant Grove a Egg Grove, tenía dos fotografías.

Una imagen muestra dos cadáveres de soldados del Ejército Rojo, con el cuerpo de uno de ellos cortado por la mitad. Otra imagen muestra a un soldado del Ejército Rojo al que un objeto pesado le rompió la parte superior del cráneo. Juramos vengarnos de los bandidos nazis y llamamos a todos los combatientes y comandantes a destruir sin piedad a los caníbales fascistas.

Los soldados de la Wehrmacht a menudo llevaban este tipo de fotografías en los bolsillos del pecho.

La máquina nazi de exterminio de los pueblos fue destruida junto con el hitlerismo, a cuya derrota contribuyó decisivamente el Ejército Rojo. En el veredicto del Tribunal Militar Internacional de Nuremberg, el sistema de campos de concentración alemán fue condenado como un crimen contra la humanidad.

Share This Article
Leave a comment