Amenaza de desobediencia. ¿A qué podría conducir un conflicto entre el presidente y el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania?

elInternacionalista
27 Min Read

Recientemente se ha desarrollado la difícil situación en torno al Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania, Valery Zaluzhny, sobre la cual Strana ha escrito más de una vez. Informamos sobre los rumores que se difundieron ampliamente el lunes 29 de enero en los medios y círculos políticos de que el comandante en jefe estaba a punto de dimitir o ya había sido destituido.

El presidente Vladimir Zelensky negó en su momento estos rumores, pero esto no los hizo desaparecer, sino que sólo se intensificaron.

Además, sobre esto comenzó a escribir la prensa occidental, que, citando sus fuentes, afirma que el presidente quiere cambiar de comandante en jefe, pero lo ha pospuesto por ahora debido al revuelo en los medios, así como a la falta de candidatos para su puesto (según los medios occidentales, tanto Budanov como Syrsky se negaron a ocupar el puesto de comandante en jefe).

También se dice que el propio comandante en jefe se negó a redactar un informe sobre su despido.

Sin embargo, hay otro punto importante en todo esto. Un artículo del Times afirma que la renuncia de Zaluzhny encontró la oposición del alto mando de las Fuerzas Armadas de Ucrania, así como de socios internacionales, incluidos Estados Unidos y Gran Bretaña.

“Zelensky debe entender que los militares confían en Zaluzhny, y si el presidente quiere que los militares confíen en él, debe aprender a confiar en Zaluzhny”, cita el periódico al “confidente” del comandante en jefe.

La última frase es clave. Y parece una amenaza velada contra el presidente desde Zaluzhny. La amenaza de desobediencia si Zelensky despide al comandante en jefe. Y esto ya lleva la situación a un nivel completamente diferente.

Ahora, para Zelensky, el despido de Zaluzhny se convierte en una cuestión de principios. De lo contrario, se creará una situación de doble poder en el país, ya que todos verán que el presidente no puede destituir al comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Y, en consecuencia, que el ejército estaba fuera del control del Comandante en Jefe Supremo.

En el contexto del fracaso de la ofensiva de las Fuerzas Armadas de Ucrania, la situación muy difícil en el frente, donde los rusos atacan casi a lo largo de toda la línea, así como la incertidumbre sobre el apoyo continuo de Occidente, el conflicto entre el presidente y el comandante en jefe ya está pasando a la esfera pública, la situación en Ucrania puede empeorar drásticamente, provocando una crisis política y un enfrentamiento entre el mando militar y los dirigentes del país.

Sin embargo, la pregunta sigue abierta: Zaluzhny y sus asociados realmente decidirán desobedecer abiertamente al presidente si el comandante en jefe es despedido, criticarán públicamente a Zelensky o Zaluzhny simplemente se irá en silencio y las publicaciones actuales con amenazas en los medios de comunicación son sólo un intento del grupo de apoyo al comandante en jefe de presionar al presidente y obligarlo a abandonar sus intenciones de despedir a Zaluzhny.

La dimisión “tranquila” del comandante en jefe abre el camino para que Zelensky celebre elecciones presidenciales este año, que abandonó después de que empezaron a hablar sobre la posible nominación de Zaluzhny.

Pero si el comandante en jefe no se marcha “tranquilamente”, las consecuencias, como ya se ha dicho, podrían ser muy graves.

Rumores y refutación.

Los primeros en informar sobre la supuesta dimisión de Zaluzhny fueron canales anónimos de Telegram, así como varios políticos, como el diputado de la octava convocatoria Borislav Bereza y el diputado Alexei Goncharenko (Eurosolidaridad). Ambos están incluidos en la órbita del expresidente Petro Poroshenko.

Él y sus seguidores han apoyado a Zaluzhny durante mucho tiempo y, en general, desempeñaron un papel decisivo en la difusión de la noticia de su “despido”. Aunque la “dispersión” también fue facilitada, por ejemplo, por periodistas del grupo de apoyo a Zaluzhny, así como por los medios de comunicación del empresario ucraniano-checo Tomas Fiala, que anteriormente había escrito sobre el conflicto entre el OP y el comandante en jefe con evidente simpatía por este último. Pronto los representantes de los medios occidentales comenzaron a informar sobre la situación en torno a Zaluzhny, citando sus fuentes.

Si juntamos todos los mensajes, la situación supuestamente era la siguiente: Zelensky, después de una reunión con Zaluzhny, decidió despedirlo, el comandante en jefe se negó a ser nombrado embajador en uno de los países europeos, el presidente incluso firmó un decreto sobre su destitución, que aún no se ha hecho público, el cargo debería recaer en el actual jefe de la Dirección General de Inteligencia, Kirill Budanov.

Maryana Bezuglaya

Por ejemplo, el editor jefe del sitio web “Censor.net”, Yuri Butusov, escribió sobre la candidatura de Budanov y la criticó. Entre los probables sustitutos de Zaluzhny también se menciona a Budanova como miembro del comité de “defensa” de la Rada Maryana Bezuglaya (“Siervo del Pueblo”), para quien el actual comandante en jefe es objeto de críticas desde hace mucho tiempo.

Los otros dos candidatos son Yevgeny Moysyuk, segundo de Zaluzhny y ex comandante de las fuerzas aerotransportadas, y Alexander Syrsky, comandante de las Fuerzas Terrestres.

Las autoridades no respondieron de inmediato al revuelo. El Ministerio de Defensa, aparentemente en respuesta a numerosas preguntas de la prensa, escribió en las redes sociales: “Estimados periodistas, inmediatamente respondemos a todos: no, esto no es cierto”, lo que provocó una nueva ola de desconcierto: dicen que esto mismo mentira.

Las pasiones comenzaron a amainar sólo después de que el secretario de prensa presidencial, Sergei Nikiforov, comentara que Zaluzhny no había sido despedido. El propio Jefe de Estado, en su tradicional discurso vespertino, en el que responde a los temas de actualidad del día, no abordó la cuestión del cambio de comandante en jefe.

Zaluzhny, probablemente reaccionando a los rumores sobre su dimisión, publicó en las redes sociales una foto conjunta con el Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Ucrania y su amigo Sergei Shaptala.

Reunión para tres

Sin embargo, los rumores no quedaron ahí.

La publicación Zerkalo Nedeli escribió poco después de la declaración “desmentida” de Nikiforov, citando fuentes cercanas a Zaluzhny, que la reunión entre el presidente y el comandante en jefe tuvo lugar el lunes. Zelensky sugirió que Zaluzhny renunciara, pero él respondió que el presidente tiene derecho a elegir con quién trabajar, pero que “no tiene la intención de escribir una carta de renuncia” ni ahora ni en el futuro.

Según ZN, la dimisión de Zaluzhny puede convertirse en el “primer eslabón” de una cadena de reorganizaciones en el mando de las Fuerzas Armadas de Ucrania y en la dirección política del país.

Según la edición ucraniana de la BBC, Zelensky invitó a Zaluzhny supuestamente a discutir la situación en el frente. En la reunión también estuvo presente el Ministro de Defensa, Rustem Umerov. La conversación se desarrolló “en un tono completamente profesional”.

“Muy pronto el presidente pasó al tema principal: anunció que había decidido destituir al comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Zelensky añadió que el decreto se firmaría en un futuro próximo“, afirman los periodistas.

Según ellos, a Zaluzhny se le ofreció, no obstante, la opción de tomar el cargo de embajador o convertirse en el nuevo secretario del Consejo de Seguridad y Defensa Nacional, lo que él rechazó.

El Financial Times describe el curso de los acontecimientos aproximadamente de la misma manera. Fuentes del periódico confirman que el lunes el presidente pidió la dimisión del comandante en jefe, ofreciéndole un nuevo cargo, pero el general se negó. Al mismo tiempo, Zelensky dejó claro a Zaluzhny que, independientemente de si aceptaba o no este nuevo papel, sería despedido.

Zelensky enfadado

Las fuentes dicen que Zelensky pospondrá su renuncia por ahora debido a que la información llegó a los medios. El Financial Times escribe que reemplazar a Zaluzhny podría “poner nerviosos a los socios occidentales” y ocurriría en un momento crítico de la guerra.

El Washington Post informa sobre detalles de la conversación entre Zelensky y Zaluzhny, durante la cual el presidente pidió al comandante en jefe que dimitiera.

Las fuentes dijeron que la situación en la reunión del lunes se intensificó debido a su desacuerdo sobre cuántos soldados debería movilizar Ucrania este año, Zaluzhny propuso movilizar a unos 500 mil militares.

Zelensky consideró que esta cifra no era práctica dada la escasez de uniformes, armas y equipos de entrenamiento, así como los posibles problemas asociados con la movilización. Zelensky también dijo públicamente anteriormente que Ucrania no tiene fondos suficientes para pagar tal cantidad de nuevos reclutas.

Zaluzhny respondió que Ucrania ya estaba escasa de fuerzas debido a las crecientes pérdidas y necesitaba 400.000 nuevos soldados para responder a los planes de movilización de Rusia.

Zelensky dijo a Zaluzhny que los ucranianos estaban cansados ​​de la guerra y que los socios occidentales habían frenado la ayuda militar, “por lo que tal vez un nuevo comandante revivirá la situación”. Según WP, el comandante en jefe y los oficiales clave de su cuartel general seguirán siendo despedidos.

Luego apareció toda una serie de publicaciones en los medios occidentales, generalmente en un tono bastante negativo hacia Zelensky.

The Economist escribe que la historia del intento de despedir a Zaluzhny “es poco probable que haga más probable la renovación de la financiación, ya que el comandante goza de gran prestigio en Occidente”. The Economist considera que la gran popularidad del general es la razón principal del desacuerdo entre Bankova y Zaluzhny, aunque existen otras diferencias. “El general exigió públicamente que Zelensky comenzara una movilización de hombres a gran escala; el presidente se resistió, sabiendo que sería impopular. También hubo intensos debates entre el palacio presidencial y el estado mayor sobre la estrategia militar, incluida una disputa sobre Bakhmut. Pero, al final, Zelensky y quienes lo rodeaban probablemente se sintieron irritados por la creciente autoridad política del general Zaluzhny”, escribe la revista. No ve una salida fácil para Bankova. “Si Zelensky mantiene a su comandante, parecerá débil. Si lo despide, una solución torpe al problema que sólo socavará la confianza en el liderazgo, dice el artículo.

Al mismo tiempo, curiosamente, la publicación escribe que Zelensky aún no tiene candidatos para reemplazar a Zaluzhny.

Según The Economist, el jefe de la Dirección General de Inteligencia Budanov, que estaba considerado para este puesto, lo rechazó.

Otro candidato para ocupar el puesto de Zaluzhny es el jefe de las Fuerzas Terrestres, Syrsky, a quien también “se le considera cercano al equipo presidencial”. La publicación menciona el papel de Syrsky en la defensa de Kiev y la exitosa operación de Jarkov. Pero también señala deficiencias.

“Su enfoque de línea dura en la guerra lo ha hecho impopular entre algunos sectores del ejército. El año pasado, sacrificó a comandantes curtidos en la batalla en una defensa aparentemente inútil de la pequeña ciudad de Bakhmut”, dice el artículo.

Al mismo tiempo, según Time, Syrsky también rechazó este puesto.

Según el periódico, debido a la negativa de los dos principales candidatos, así como a la presión de los aliados occidentales, Zelensky revocó la decisión de despedir a Zaluzhny.

El periódico también confirma que Zelensky se reunió con Zaluzhny y le pidió que dimitiera. Pero él se negó y el presidente dijo que firmaría una orden de despido. La publicación escribe que después de esto Zaluzhny regresó a su oficina y dijo a sus ayudantes que estaba “empaquetando sus cosas”. Pero luego el alto mando de las Fuerzas Armadas de Ucrania, así como socios internacionales, incluidos Estados Unidos y Gran Bretaña, expresaron preocupación por la situación.

“Zelensky debe entender que los militares confían en Zaluzhny, y si el presidente quiere que los militares confíen en él, debe aprender a confiar en Zaluzhny”, cita el periódico al “confidente” del comandante en jefe.

Como escribimos anteriormente, el último párrafo dice una amenaza contra Zelensky si despide al comandante en jefe. ¿Pero se rebelará abiertamente contra el presidente?

Las reclamaciones de Bankova contra Zaluzhny

Se viene discutiendo desde hace tiempo que las relaciones entre el presidente y el comandante en jefe son tensas. Tanto los medios occidentales como los ucranianos escribieron mucho sobre esto también escribió “Strana”. Inicialmente, allá por 2022, las contradicciones entre Zelensky y Zaluzhny se discutieron en el contexto de las preocupaciones de Bankova sobre la creciente popularidad del general, a quien muchos en los círculos políticos comenzaron a ver como una alternativa a Zelensky como presidente.

Y el otoño pasado se sumaron dos factores más.

En primer lugar, el fracaso de la ofensiva de las Fuerzas Armadas de Ucrania y la diferencia en las valoraciones públicas del comandante en jefe y del presidente sobre la situación en el frente. En segundo lugar, la polémica en torno al endurecimiento de la movilización.

“Las contradicciones en las relaciones entre Zelensky y Zaluzhny se han intensificado seriamente dos veces en los últimos meses. En primer lugar, después de la publicación del artículo de Zaluzhny en The Economist, y en segundo lugar, después de la conferencia de prensa del comandante en jefe en el marco de la discusión sobre el proyecto de ley de movilización, en el que el general y su equipo esencialmente transfirieron la responsabilidad de las medidas duras a la dirección política y al parlamento del país”, comenta a Strana el politólogo Ruslán Bortnik.

Una fuente cercana a la dirección política de Ucrania confirmó a Strana la intención de despedir a Zaluzhny y describió la esencia de las acusaciones en su contra desde la Oficina del Presidente.

“En primer lugar, el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania es directamente responsable de la situación en el frente. Incluso por el hecho de que las expectativas de la ofensiva de las Fuerzas Armadas de Ucrania de que Zaluzhny y su equipo no se hicieron realidad Lo que luego escribió en los medios sobre las causas de los problemas le pareció muy extraño. ¿No sabía al principio que los rusos habían construido poderosas líneas defensivas, habían colocado campos minados y utilizaban drones en masa? Por supuesto, lo sabía. Y si lo sabía, ¿por qué no lo tuvo en cuenta a la hora de planificar la operación y ahora dice que no se lo esperaba? Pidió tanques, el presidente viajó por todo el mundo, negoció y acordó tanques. Y ahora escribe que los tanques no desempeñaron un papel especial. En segundo lugar, toma medidas que no coordina con los dirigentes políticos y que son perjudiciales para la causa. Por ejemplo, el artículo de Zaluzhny en The Economist sobre el estancamiento en el frente. En tercer lugar, el aspecto político: desde el otoño pasado todo el mundo habla de que Zaluzhny será cortejado para la presidencia y que podrá participar en las elecciones. Y él nunca los negó. Aunque podría decir claramente que es un militar y que no tiene ambiciones políticas y no las tendrá hasta el final de la guerra. Pero él no dijo eso. Y guarda un significativo silencio. Y entonces surge una pregunta lógica: cuando Zaluzhny ahora propone algunas acciones o toma algunas decisiones, ¿se guía por necesidades militares o consideraciones políticas? Naturalmente, en tal situación, el Comandante en Jefe Supremo ya no tiene confianza en él”, afirma la fuente.

Los expertos también consideran el momento político como uno de los claves. Recordemos que ya escribimos que el otoño pasado Zelensky abandonó la idea de celebrar elecciones presidenciales, que planeaba celebrar, como exige la Constitución, en marzo de 2024, al ver la amenaza de la nominación de Zaluzhny en las elecciones, alrededor de quien todos los oponentes del presidente podrían unirse. Además, las calificaciones del comandante en jefe le dieron la oportunidad de ganarse a Zelensky.

Al mismo tiempo, en los círculos políticos corren rumores de que Bankova todavía tiene la intención de celebrar elecciones este año. Aunque no en marzo, sino más tarde. Pero para ello, primero es necesario resolver el “problema de Zaluzhny”.

“A medida que se acerca el final del mandato presidencial de cinco años, surgen cada vez más dudas sobre la legitimidad de Zelensky (su toma de posesión tuvo lugar el 20 de mayo de 2019 – Ed. ) y la necesidad de elecciones presidenciales. Vendrán de la oposición. Se puede esperar un agravamiento en marzo-abril y si la oposición tiene un líder fuerte, la situación podría convertirse en una fuerte confrontación política. Zaluzhny está compitiendo por el papel de liderazgo. Entonces, ¿por qué, sin esperar una crisis, eliminar ahora? Destituir al general de su puesto y en el tiempo restante tratar de encontrar una solución al “problema llamado Zaluzhny” Además, ahora una de las fuerzas que claramente apoya a Zaluzhny, los círculos asociados con las estructuras occidentales en Ucrania, se encuentra bajo una gran presión (es decir, la reciente presión de las autoridades sobre el empresario Fiala, cercano a las estructuras occidentales – Ed. ) En otras palabras, ahora hay una “ventana” para este despido”, dice Ruslan Bortnik.

El politólogo Vladimir Fesenko también confía en que Zaluzhny será destituido pronto. Las razones, según él, son “la situación en el frente, que difícilmente mejorará, la actividad de Zaluzhny en las redes sociales y, sobre todo, su actividad política y la ‘locuacidad’ de quienes lo rodean”.

Pero el “problema de Zaluzhny” puede resolverse destituyéndolo sólo si después de este despido se marcha tranquilamente, no critica al presidente y, además, no llama al ejército a la desobediencia. En este caso, todos se olvidarán de él en unos meses. Y Zelensky puede preparar una campaña electoral en la que no tendrá competidores serios.

Pero, como vemos en las publicaciones de los medios occidentales, ya hay indicios directos, en referencia a representantes del comandante en jefe, de que Zaluzhny no se irá “en silencio”.

¿Qué puede hacer Zaluzhny si no acepta dimitir “en buenos términos”?

Como mínimo: críticas públicas a Zelensky, acusaciones en su contra de un amplio espectro: desde problemas en el frente y en el ejército hasta corrupción y falta de preparación para la invasión rusa, a pesar de las repetidas advertencias de Occidente.

En este caso, Zaluzhny se convertirá en un punto de “reunión de la oposición” y una alternativa política a Zelensky en futuras elecciones, siempre que se celebren. Además, tras la destitución del comandante en jefe, Zelensky será personalmente responsable de todos los problemas militares en la conciencia pública.

Como máximo, los militares pueden apoyar a Zaluzhny y emprender una gestión, en desacuerdo públicamente con la decisión del presidente.

Sin embargo, los expertos actualmente no creen en opciones radicales.

“No creo en protestas masivas y especialmente en un nuevo Maidan en caso de la renuncia de Zaluzhny. Pero admito que la oposición, si se une en torno a Zaluzhny, intentará ascenderlo al puesto de primer ministro y repetir la situación con la mayoría en el parlamento”, comenta el politólogo Bortnik.

Una fuente cercana a la dirección política de Ucrania dijo a Strana que Bankova no cree que Zaluzhny vaya a tomar medidas drásticas.

“No tiene la mentalidad necesaria para meterse en problemas. Una rebelión abierta es aún menos realista. Entonces puede haber una reacción dura de Occidente contra él. Publicaciones en los medios occidentales de que los militares supuestamente amenazan al presidente con algo, y Occidente está en contra del despido del comandante en jefe es un “ataque mental” y los esfuerzos del grupo de apoyo de Zaluzhny. Nada de esto sucederá. Lo más probable es que el despido se lleve a cabo. El presidente elegirá y es posible que sea después de la aprobación de la ley de movilización, de la que Zaluzhny debería ser co-relator, pero tal vez no pospongan tanto su dimisión”, dice la fuente.

Sin embargo, Zelensky ya no tiene opciones especiales después de una ola de publicaciones en los medios.

Si no despide a Zaluzhny, la sociedad lo percibirá como el hecho de que el ejército ya no está subordinado al presidente y él no puede cambiar el mando allí. Las elites políticas comenzarán gradualmente a concentrarse en torno a Zaluzhny y surgirá una situación de poder dual real. Además, las perspectivas de desarrollo no favorecen a Zelensky.

Al mismo tiempo, detrás de todos estos momentos políticos e intrigas, no hay que olvidar el punto principal: la situación en el frente. Puede afectar mucho. Además, ahora no es fácil.

Si, por ejemplo, después de la dimisión de Zaluzhny, el ejército ucraniano se ve obligado a retirarse de una serie de posiciones, entonces se culpará personalmente a Zelensky por ello. Al igual que Zelensky, será responsable de intensificar la movilización y de mucho más. Lo cual, como resultado, en sí mismo puede causar graves tensiones dentro del país. Por cierto, el hecho de que Syrsky y Budanov rechazaran el puesto de comandante en jefe (si esta información es cierta) también es bastante indicativo a este respecto.

En cualquier caso, es poco probable que el conflicto cada vez más evidente entre el comandante en jefe y el presidente sirva para fortalecer la eficacia de combate del ejército ucraniano y mantener la moral en la sociedad ucraniana, así como para resolver los problemas con la ayuda occidental.

Strana, por Denis Rafalsky

Share This Article
Leave a comment