Aumenta la presión del partido sobre Netanyahu para que detenga la reforma judicial

elInternacionalista
4 Min Read

Un alto legislador del partido Likud del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se hizo eco el domingo de un llamado del jefe de defensa para detener una reforma judicial impugnada y planteó la posibilidad de que la mayoría parlamentaria del gobierno podría verse erosionada.

La disidencia del propio partido y gabinete del primer ministro ha agravado meses de protestas masivas sin precedentes por parte de israelíes que temen que el paquete de reformas pueda poner en peligro la independencia de la corte.

Netanyahu, quien está siendo juzgado por cargos de corrupción que él niega, dice que la reforma equilibrará las ramas del gobierno.

Se espera que un proyecto de ley clave que efectivamente le da a su coalición religioso-nacionalista más control sobre el nombramiento de jueces sea ratificado esta semana en la Knesset, donde él y sus aliados obtienen 64 de los 120 escaños.

Pero los disidentes del Likud han cuestionado cómo, o incluso si, procederá esa votación aún no programada.

El ministro de Defensa, Yoav Gallant, un legislador del Likud, rompió filas el sábado al instar públicamente a Netanyahu a suspender la legislación durante un mes. Dijo que las protestas en todo el país contra la reforma, que han incluido un número creciente de reservistas militares , también estaban afectando a las fuerzas regulares y socavando la seguridad nacional.

“No facilitaré esto”, dijo Gallant en sus comentarios televisados, insinuando que, si la votación de ratificación se lleva a cabo esta semana, podría abstenerse.

El domingo, Yuli Edelstein, un legislador del Likud que encabeza el Comité de Asuntos Exteriores y Defensa de la Knesset, también pidió una pausa en la revisión para permitir la discusión y las revisiones.

Cuando se le preguntó en una entrevista si se abstendría o votaría en contra del proyecto de ley que se avecinaba, no respondió directamente, pero citó su ausencia en las sesiones de la Knesset a principios de este mes.

“Debo recordarles que cuando no me escucharon en Likud e ignoraron mi llamado al diálogo, no estuve en la primera lectura de estos proyectos de ley”, dijo Edelstein a la Radio del Ejército de Israel. “No queremos enterrar las reformas”, añadió, pero “llevarlo a votación antes de que quede claro que hay apoyo sería un aventurerismo que es mejor evitar”.

La declaración de Gallant fue bien recibida por el legislador senior del Likud, David Bitan. Un joven legislador del Likud, Eli Dalal, se pronunció la semana pasada a favor de suspender la legislación. Pero no estaba claro si ellos u otros en el Likud podrían abstenerse en una votación de ratificación.

Netanyahu, quien regresó temprano el domingo de una visita a Londres, no comentó de inmediato sobre la disidencia en su partido. Pero una legisladora pro reforma del Likud, Tally Gotliv, parecía imperturbable.

“Tenemos 62 (‘sí’), e incluso si alguien más no se presenta, tendremos 61. La votación tendrá lugar esta semana”, dijo a la estación de radio 103 FM de Tel Aviv.

Reuters

Share This Article
Leave a comment