Carta abierta a la CGIL de un sobreviviente de la masacre de Odessa

elInternacionalista
5 Min Read

Alexey Albu es miembro de la organización política de izquierda ucraniana Borotba, perseguida por el gobierno de Kiev después de 2014. Fue diputado regional de Odessa ante Maidan y es uno de los sobrevivientes y testigos de la masacre del 2 de mayo de 2014. en el que cuarenta exponentes de izquierda y antifascistas fueron asesinados por bandas de neonazis y ultras pertenecientes al Sector Pravy dentro de la Casa de los Sindicatos de Odesa. Hace unos días una delegación italiana posó frente al lugar de la masacre de Odesa. Después de ver la foto, Albu escribió una carta abierta haciendo preguntas específicas a la CGIL.

La cooperación entre organizaciones sindicales, la creación de lazos horizontales entre representantes de la clase obrera de diferentes países solo puede ser bienvenida. Sin embargo, cuando vi una foto conjunta de los representantes del sindicato italiano CGIL y el sindicato ucraniano FTU, sentí una descarga eléctrica: después de todo, fue tomada en el contexto de la Cámara de Sindicatos de Odessa, que se ha convertido en un fosa común para más de cuatro docenas de personas.

Yo mismo experimenté esta terrible masacre llevada a cabo por radicales de extrema derecha el 2 de mayo de 2014 en Odesa. Escapé milagrosamente del edificio en llamas, pero fui atacado y terminé con la cabeza rota y numerosas heridas. Por lo tanto, para mí, la Casa de los Sindicatos seguirá siendo para siempre el símbolo de una tragedia monstruosa, uno de los eventos más repugnantes del siglo XXI.

Una de las habitaciones en llamas. Foto de Lsimon

Hoy, la Cámara de Sindicatos sigue siendo prueba en la investigación del asesinato en masa de los residentes de Odessa. Sin embargo, todavía es utilizado por la organización regional FTU de Odessa para sus propios fines, lo que es una gran blasfemia contra los muertos.

En la foto veo a mi viejo conocido Vyacheslav Buratynsky. Lo conocí en el Consejo Regional de Odessa, en 2010, porque nuestros vicepresidentes eran cercanos. Esta fotografía resucitó de inmediato en mi memoria los recuerdos de la Casa de los Sindicatos en llamas. Recuerdo haber llamado a este hombre mientras buscaba una salida del edificio. Le pregunté cómo podíamos encontrar la puerta trasera. ¿Cómo podríamos salir del edificio en llamas? Sin embargo, todo lo que escuché en respuesta fue una fuerte indignación y quejas de que no teníamos derecho a entrar en su territorio. En lugar de salvar vidas, el Sr. Buratynsky pensó en salvar propiedades y dirigió su indignación no a aquellos que organizaron y cometieron un crimen monstruoso, sino a aquellos que buscaban escapar de sádicos y sociópatas con una cosmovisión radical de derecha. Entiendo que pudo haber actuado movido por la emoción y que, como muchos, no tenía idea de cómo terminaría la masacre. No tenía idea de la magnitud de la tragedia pero el hecho permanece y nunca lo olvidaré.

Cuando vi a los representantes del sindicato CGIL en la foto, al principio pensé que no sabían dónde los estaban fotografiando. Sin embargo, recordé cientos de eventos conmemorativos organizados por antifascistas italianos. Recordé cómo en la ciudad de Ceriano Laghetto la administración, mostrando sus mejores dotes humanas de compasión y empatía, tituló una de las plazas de la ciudad “A los mártires de Odessa”. Además, se erigió un monumento “En memoria de los mártires de Odessa”.

A raíz de esta controversia, tengo una pregunta que quiero hacer públicamente a los representantes de la CGIL: cuando te fotografiaron con el telón de fondo de la masacre de Odessa, ¿sabías dónde estabas?

Espero que usted dé una respuesta honesta y pública.

Alexei Albu

Share This Article
Leave a comment