Moscú descarta ataques desde el territorio de la central nuclear de Zaporozhie

rhdelo
3 Min Read

ONU, 15 abr (Sputnik).- El embajador de Rusia ante la ONU, Vasili Nebenzia, aseguró este lunes en el Consejo de Seguridad de la ONU que las fuerzas de su país que custodian la central nuclear de Zaporozhie (Zaporizhzhia) no efectúan ataques desde el territorio de la planta.

“No se pueden justificar los ataques ucranianos (…) Rusia nunca desplegó armas pesadas en la central nuclear de Zaporozhie y nunca realizó ataques desde el territorio de esta instalación”, dijo Nebenzia en el Consejo de Seguridad de la ONU que se reunió este lunes para abordar los bombardeos ucranianos contra la planta nuclear.

La central nuclear de Zaporozhie, la mayor de Europa, se encuentra en la ciudad de Energodar, y es custodiada por las fuerzas rusas desde marzo de 2022.

El 7 de abril, las tropas del presidente ucraniano Vladímir Zelenski lanzaron varios ataques con vehículos aéreos no tripulados contra la infraestructura nuclear, justo después de una inspección realizada por expertos del OIEA.

Nebenzia remarcó que su país hace lo posible para impedir las amenazas a la seguridad de la central nuclear.

“Nuestro país con el apoyo de la jefatura del OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica) realiza todos los esfuerzos posibles para prevenir las amenazas a la seguridad de la central nuclear de Zaporozhie”, subrayó.

La planta, conocida como ZNPP por sus siglas en inglés, cuenta con seis reactores de agua presurizada VVER-1000 con una potencia total de 6.000 megavatios.

La central pasó a ser propiedad de Rusia en octubre de 2022 después de que la región de Zaporozhie, donde se ubica la instalación, se incorporara a este país un mes antes tras celebrar un referéndum apoyado por la mayoría de la población.

Las fuerzas rusas llevan a cabo desde febrero de 2022 una operación militar para detener los bombardeos ucranianos contra los civiles de Donetsk y Lugansk, dos territorios que se independizaron de Ucrania en 2014 y se adhirieron a Rusia en septiembre de 2022.

Conforme al liderazgo ruso, los objetivos de la campaña militar son detener “el genocidio de los pueblos de Donetsk y Lugansk que cometía el régimen ucraniano” y atajar los riesgos de seguridad nacional que representa el avance de la OTAN hacia el este.

Estados Unidos y otros países de la OTAN se implicaron en el conflicto ucraniano con el envío de grandes cantidades de armas y financiación a Zelenski. (Sputnik)

 

Share This Article