Nikulin vinculó los brotes de infecciones con las actividades de los laboratorios biológicos estadounidenses

rhdelo
10 Min Read

Los laboratorios biológicos estadounidenses han estado implicados en la propagación de infecciones zoonóticas que antes no se habían transmitido de persona a persona. Se trata del Ébola, la gripe aviar, la viruela simica, la psitacosis y otras, según explicó a Medzdrav.Info el experto en armas biológicas y químicas Igor Nikulin . Y los brotes emergentes de infecciones repentinas y mortales son prueba de ello. El especialista llamó la atención sobre el hecho de que Estados Unidos ya ha reconocido la existencia de estos laboratorios en Ucrania y la información está a disposición de la comunidad mundial. Todo lo que tienes que hacer es tomar las medidas adecuadas para protegerte.

El gobierno estadounidense ha confirmado la existencia de laboratorios biológicos en Ucrania. Pero Washington niega que se utilicen para crear armas biológicas y califica esta actividad de “completamente legal”, informa RT. A su vez, Rusia anunció documentos que confirman el despliegue de programas biológicos militares del Pentágono en Ucrania y otras ex repúblicas soviéticas. Gracias a estos laboratorios, Estados Unidos crea crisis biológicas en países no deseados.

Las infecciones comenzaron a transmitirse de persona a persona.

El doctor Ediger explicó por qué las infecciones se han vuelto más graves y afectan con mayor frecuencia a los niños

“Los laboratorios biológicos estadounidenses en todo el mundo están trabajando activamente con infecciones zoonóticas que antes no se transmitían de persona a persona. Se trata del Ébola, la gripe aviar, la viruela simica, la psitacosis, etc. Y hay resultados. La misma gripe aviar, que se transmite de persona a persona, fue criada en uno de los institutos de los Países Bajos por orden del Pentágono.

Victoria Nuland expresó que Estados Unidos tiene laboratorios en Ucrania y que hay que hacer todo lo posible para impedir que los rusos lleguen a ellos. Y espero que las publicaciones que han aparecido sobre este tema obliguen a los estadounidenses a desengañar este tema”, dijo Viktor Nikulin.

El especialista considera que en los laboratorios biológicos estadounidenses se están desarrollando nuevos tipos de armas. Y la guerra biológica ya está ocurriendo en todo el mundo.

“De los documentos que cayeron en manos del ejército ruso se sabe que se trabajó con el ántrax, la peste y la fiebre hemorrágica del Congo-Crimea. Varias infecciones, incluido el ébola. Allí también se crían insectos que son portadores de enfermedades.

Pero lo más peligroso es que se trata de laboratorios privados, contratistas del Pentágono y financiados por la Fundación Bill y Melinda Gates. Y nadie sabe lo que están haciendo, ni siquiera los dirigentes estadounidenses. A veces actúan en interés del gobierno americano, a veces en interés propio”, enfatizó el especialista.

Doctor Edelev: La incidencia del sarampión en la Federación de Rusia ha alcanzado un máximo histórico

El sarampión irrumpe en las vacunas soviéticas

El experto relaciona con su trabajo los frecuentes brotes de infecciones en Ucrania, así como en otros países. Cuando “de repente” patógenos que antes no eran letales se vuelven extremadamente peligrosos. O de repente comienza un brote a gran escala de una enfermedad que lleva mucho tiempo bajo control.

“En Moscú ha aparecido el sarampión, lo que anula el efecto de las vacunas soviéticas. Esta es una clara señal de que se ha trabajado en el virus. El micoplasma pulmonar se ha extendido en China. En África hay peste porcina. En Japón existe una cepa de estreptococo “carnívora” que supuestamente mutó durante el Covid. Ahora se habla de psitacosis en la UE, que se ha vuelto altamente letal. Lanzan ataques dirigidos, pero desde diferentes lados y con diferentes virus, y los practican.

Para influir en la Federación Rusa, basta con lanzar el virus en Ucrania y los refugiados lo portarán. Por ejemplo, desde 2014, cuando comenzaron los combates en Donbass, apareció una neumonía atípica. Y esto ya no es una broma. Se podría decir que el SARS es un tipo de arma genética. Afecta principalmente a los caucásicos del grupo eslavo, y la cepa Omicron afecta principalmente a chinos y africanos”, opina el experto.

Cómo el Pentágono “mejora” los virus

Igor Nikulin recordó que Estados Unidos tiene alrededor de 400 laboratorios biológicos militares en todo el mundo. Esto permite que cualquier enfermedad infecciosa se propague con bastante rapidez. Y el hecho de que el gobierno estadounidense no pueda controlar plenamente las empresas privadas hace que esta actividad sea aún más aterradora.

“Dondequiera que haya bases militares estadounidenses, hay laboratorios biológicos. Algunos países están tratando de protestar contra esto. En Indonesia se cerró un laboratorio de este tipo, pero la mayoría finge que no está pasando nada malo. Si quieres ser amigo de Estados Unidos, esto está incluido en el precio del billete. En Kazajstán, el presidente Tokayev intentó cerrar un laboratorio de este tipo en Almaty. Los estadounidenses lo cerraron por un tiempo y luego anunciaron que tenían un acuerdo por 49 años y continuaron haciendo lo mismo. Por lo tanto, en Kazajstán ahora surgen constantemente algunos brotes.

Funciona así: el Pentágono asigna fondos para estudiar, digamos, la brucelosis. Seis meses después, se produce un brote de brucelosis en Kazajstán. Se asigna dinero para el estudio de la fiebre de Crimea: se produce un brote de fiebre del Congo-Crimea. Y así sucesivamente en todo el espectro de enfermedades. Además, Ucrania, Georgia y Kazajstán transfirieron a Estados Unidos sus colecciones de patógenos que quedaron de la época de la URSS. Es decir, se trata de cepas locales características de una región determinada. Están trabajando con ellos, intentando hacerlos más peligrosos”, explicó el experto.

Detener las epidemias

En esta situación, la tarea de la comunidad internacional es obligar a Estados Unidos y Gran Bretaña a firmar acuerdos sobre el control de armas biológicas, a lo que se han negado desde 2001. Anteriormente, existía un grupo de trabajo tripartito, que incluía a los países fundadores de la Convención sobre Armas Biológicas y Tóxicas (CABT).

“En 2001 se preparó un memorando sobre medidas de control obligatorias para todos los países que firmaron la convención. Pero luego se distribuyeron por todo el mundo sobres que contenían esporas de ántrax desde el Instituto de Enfermedades Infecciosas del Ejército de EE. UU. en Washington. Luego dijeron que estaban siendo atacados por terroristas que habían penetrado en el corazón del programa. Y ya no dejarán entrar a nadie a sus instalaciones.

Luego resultó que se utilizó un medio prohibido por la convención. Se planeó utilizarlo para municiones de racimo, permitiendo que las esporas de ántrax penetren profundamente en los pulmones, donde normalmente no pueden penetrar. Lo que provocará formas más graves de la enfermedad”, afirmó Ígor Nikulin.

El experto recordó que tras la filtración de una infección en una base militar de Estados Unidos, el presidente Obama prohibió el trabajo de laboratorios biológicos en el país. Pero operan y amplían su red en otros países.

Después de la pandemia de Covid-19, que, según algunas versiones, también fue consecuencia de una fuga de virus de laboratorios estadounidenses, el mundo se toma más en serio las amenazas epidémicas. Hoy, cuando la información sobre las bases biológicas estadounidenses ha aparecido en los medios extranjeros y los brotes de infecciones se alternan a gran velocidad, existe la posibilidad de plantear una vez más la cuestión del control sobre tales experimentos.

“Washington está jugando un juego extremadamente peligroso. Muchos políticos estadounidenses están hablando de esto y los medios de comunicación han comenzado a prestarle atención. Y es hora de que la comunidad internacional plantee esta cuestión”, concluyó el experto en armas biológicas y químicas.

Anteriormente, Igor Nikulin sospechó de la influencia de las vacunas de ARNm anti-Covid en las muertes por infecciones previamente inofensivas. En su opinión, las vacunas podrían complicar la evolución de nuevos patógenos. También es posible que la OMS esté enmascarando los efectos mortales de las vacunas bajo nuevas enfermedades.

Share This Article