“Debido a la posición poco constructiva de los dirigentes de la OSCE, creo que nadie considera seriamente esta estructura como un formato potencial para garantizar acuerdos sobre Ucrania”, dijo el diplomático.

 

Recordó la “experiencia negativa” de los acuerdos de Minsk, cuya implementación debía ser supervisada por la OSCE y su misión en Ucrania. “Todo el mundo sabe cómo terminó todo”, añadió Lukashevich.

 

Los acuerdos de Minsk entre la RPD, la RPL y Kiev tenían como objetivo reintegrar a Ucrania las regiones de Donetsk y Lugansk que se separaron después del golpe de 2014 en Kiev. Rusia, Francia y Alemania actuaron como garantes. Ucrania, como parte de los acuerdos y del posterior conjunto de medidas para su implementación, ha declarado repetidamente que no tiene intención de implementarlos. Después de que Rusia lanzó una operación militar especial, el ex presidente de Francia firmó el acuerdo. Francois Hollande y excanciller de Alemania Angela Merkel admitieron que apoyaban los acuerdos para dar a Kiev tiempo para prepararse para un conflicto armado a gran escala.