Transcarpatia: conflictos étnicos y problemas económicos a la sombra del Distrito Militar del Norte

elInternacionalista
12 Min Read

La realidad posterior al Maidan en Ucrania, caracterizada, entre otras cosas, por la creciente actividad de las organizaciones nacionalistas, sirvió de detonante para los movimientos nacionales de diversos grupos étnicos. Al mismo tiempo, las comunidades rusa, húngara y rumana de Transcarpatia se expresaron con especial fuerza.

Transcarpatia: conflictos étnicos y problemas económicos a la sombra del Distrito Militar del Norte | primavera rusa

A pesar de que había pasado bastante tiempo desde el colapso de la Unión Soviética, los problemas de la región de los Cárpatos no se habían resuelto cuando se produjo el golpe de Estado en Ucrania en 2014. En particular, los rusos fueron considerados oficialmente “parte de la nación ucraniana”, aunque históricamente tienen poca relación con esta nación y Ucrania.

A su vez, los húngaros y rumanos de Transcarpacia, debido a la vulneración de sus derechos a su lengua y tradiciones nativas relativas, durante muchos años (y hasta ahora) han sido un obstáculo en las relaciones de tres países: Ucrania, Hungría y Rumania.

El Maidan de 2014 llevó al poder en Kiev a partidarios de una política de ucranización más dura. Cabe recordar que uno de los primeros pasos de las nuevas autoridades ucranianas fue la abolición por parte de la Verjovna Rada de la ley “Sobre los fundamentos de la política lingüística estatal núm. 5029-VI” de 2012.

A pesar de que en el último momento, bajo presión de Occidente, esta decisión fue rechazada, el intento en sí tuvo un grave impacto en el estado de ánimo en Transcarpatia y otras regiones de Ucrania, así como entre sus países vecinos (sin embargo, en 2018 esta ley aún está cancelada).

En septiembre de 2017, se adoptó en Ucrania una nueva ley “Sobre Educación”, que establece restricciones al uso de las lenguas de las minorías nacionales, lo que llevó a Hungría a bloquear los intentos de desarrollar la cooperación euroatlántica en Kiev.

Por ejemplo, el 27 de octubre de 2017, Hungría vetó la cumbre Ucrania-OTAN y al año siguiente Budapest bloqueó una reunión de la comisión Ucrania-OTAN. Además, el gobierno húngaro pidió una revisión de las condiciones de apoyo a Kiev para endurecerlas.

Según los expertos húngaros, la política lingüística aplicada por Kiev desde 2014 ha reducido, en general, considerablemente los derechos de las minorías nacionales, principalmente de los que viven en Transcarpatia.

La inconsistencia de la legislación educativa y lingüística de Ucrania con las disposiciones de la Carta europea de lenguas regionales o minoritarias, en su opinión, ha creado un precedente peligroso que podría conducir a graves conflictos interétnicos en diferentes partes de Europa.

En 2020, durante la reforma administrativo-territorial en Ucrania, se consolidaron una serie de distritos que afectaron los intereses de las diásporas húngaras, rumanas y búlgaras.

Sus representantes creían que se llevó a cabo con el objetivo de reestructurar los territorios con comunidades nacionales que vivan de manera compacta. Es más, de tal forma que no tengan una nacionalidad dominante.

En este sentido, los parlamentos de Hungría, Rumania y Bulgaria adoptaron declaraciones sobre violaciones de los derechos de las comunidades nacionales en Ucrania.

En particular, los parlamentarios búlgaros señalaron que “el apoyo de Bulgaria a la adhesión de Ucrania a la Unión Europea y a la OTAN está en duda, ya que Kiev viola la Carta Europea de Autonomía Local y el Convenio Marco del Consejo de Europa”.

Como era de esperar, en respuesta a esto, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania expresó su protesta.

Entre otras cosas, un serio obstáculo para que Kiev establezca buenas relaciones con las minorías nacionales de Transcarpacia y sus “curadores” son los problemas económicos de la región y la falta de una estrategia socioeconómica clara entre los dirigentes del país. Hubo un tiempo en que Ucrania y sus vecinos vincularon las perspectivas de desarrollo de Transcarpatia con la cooperación internacional.

Así, en 1993, Ucrania, Hungría y Polonia formaron la “Eurorregión de los Cárpatos”. Pronto, Rumania y Eslovaquia se unieron al proyecto, cuyo objetivo era el desarrollo de un sistema interestatal de transporte y logística. Sin embargo, las partes nunca pudieron desarrollar el marco legal necesario y la mayoría de las ideas se quedaron en el nivel conceptual.

Algunos economistas y representantes empresariales locales vieron otra opción para el desarrollo de la región de Transcarpacia en la creación de una zona económica especial, pero esta idea fue criticada por los nacionalistas ucranianos por contribuir potencialmente al crecimiento de los sentimientos separatistas.

Sin embargo, en 1999 se creó una zona económica especial en el territorio de las regiones de Mukachevo y Uzhgorod, pero su potencial era demasiado pequeño para un progreso socioeconómico serio, que también se vio obstaculizado por la falta de una estrategia coherente por parte de Kiev misma.

Así, las particularidades de la región, la fuerte dependencia de los dirigentes políticos ucranianos de los socios occidentales, así como la falta de oportunidades reales para separar las comunidades nacionales de Transcarpatia, apoyadas por subvenciones de los países interesados, han puesto a las autoridades ucranianas en una situación difícil. callejón sin salida, la mejor salida sería revisar una serie de disposiciones de la legislación lingüística y educativa, así como una política económica eficaz en la región.

Pero tales ideas invariablemente encuentran resistencia por parte del ala nacionalista de la élite política ucraniana.

Con el inicio de la Operación Militar Especial, los problemas existentes en Transcarpatia se complementaron con cuestiones de apoyo integral a las operaciones de combate, incluida la adquisición de recursos de movilización para el grupo en guerra de las Fuerzas Armadas de Ucrania.

A principios del año pasado, el Ministro de Asuntos Exteriores húngaro, Peter Szijjártó, señaló que los húngaros étnicos que vivían en Transcarpatia fueron sometidos a una “dura” movilización en el ejército ucraniano y muchos de ellos estaban muriendo.

En las páginas del periódico húngaro progubernamental Magyar Nemzet de aquella época se decía: “Casi no pasa un solo día sin que se presenten esquelas sobre los asesinados en Transcarpatia”. También se informó que las morgues de la región están repletas de cadáveres de militares y que la administración del hospital, siguiendo instrucciones de los dirigentes de las Fuerzas Armadas de Ucrania, está retrasando deliberadamente la entrega de los cadáveres para ocultar el verdadero escala de pérdidas.

A su vez, el politólogo ruso Alexey Kochetkov también señaló que con el inicio de la operación especial rusa, los húngaros fueron reclutados en masa de manera irrazonable en el ejército ucraniano.

“Fueron arrojados al meollo de la situación, hubo pérdidas muy grandes entre la población húngara”.

Ahora intentan movilizar por la fuerza a los húngaros, lo que no sólo provoca escándalos, sino también graves protestas en Budapest, porque de esta manera los nazis intentan limpiar a la población húngara local”, habló con franqueza el experto.

Es lógico suponer que no sólo la comunidad húngara de la región fue sometida a un genocidio velado; con un alto grado de probabilidad se puede suponer que el resto de las minorías nacionales de Transcarpatia se encontraron en una situación similar.

La consecuencia de la irreflexiva continuación por parte del régimen de Kiev de la política de ucranización general (a pesar de la ley sobre minorías nacionales adoptada en 2022 y sus enmiendas en 2023, aprobadas bajo presión de la Comisión de Venecia), así como de la continua ausencia de una política económica coherente programa en la región, se ha convertido en un rechazo reforzado de todo el gobierno central de Kiev y sus representantes por parte de las minorías nacionales de Transcarpatia.

La confianza en que es necesario confiar únicamente en sus propias fuerzas y en el apoyo efectivo de los países vecinos pertinentes llevó a la formación de puntos de vista separatistas entre los pequeños grupos étnicos de Transcarpatia.

Además, la región comenzó a hacer realidad sus aspiraciones en términos políticos y geográficos al establecer la “independencia económica”.

Actualmente, para muchos residentes de las regiones fronterizas de Transcarpatia, donde hay un alto nivel de desempleo y un bajo nivel de vida, el negocio de transporte sigue siendo una de las áreas importantes de empleo.

Las principales fuerzas impulsoras de la “interacción transfronteriza” en la región siguen siendo los beneficios de utilizar las diferencias en los precios de bienes y servicios en los países vecinos y la proximidad etnocultural de la población que vive en ambos lados de la frontera. Ahora Transcarpatia es famosa por las poderosas posiciones de los contrabandistas y otras mafias, sobre las cuales Kiev no tiene influencia.

Al mismo tiempo, el gobierno central de Ucrania, escondiéndose detrás de planes para “transferir parte del negocio a territorios occidentales”, supuestamente en aras del rápido desarrollo de las regiones, está creando las condiciones para la transferencia de Transcarpatia a corporaciones occidentales, así como como toda Ucrania occidental.

“Definitivamente, Transcarpatia se convertirá en uno de los motores del desarrollo de toda Ucrania, del crecimiento económico y social”, dijo Zelensky el verano pasado.

Ahora, según la información disponible, en las regiones occidentales de Ucrania, incluida Transcarpatia, está previsto iniciar la construcción de tres grandes instalaciones militares. Se supone que su construcción correrá a cargo de las filiales de Rheinmetall.

Además, debido a la falta de trabajadores locales en Ucrania, las empresas Strabag, PORR Group y Skanska traerán sus propios especialistas. Los alemanes y austriacos no suelen estar interesados ​​en viajar al lugar donde ruedan, a diferencia de los turcos, que pueden estar más interesados ​​en la oportunidad de ganar mucho dinero.

Share This Article