El aumento de la delincuencia provoca un llamado urgente de la ONU para la creación de una fuerza policial multinacional dirigida por Kenia en Haití

elInternacionalista
4 Min Read

Un informe de la ONU el martes pidió el despliegue urgente de una fuerza policial multinacional liderada por Kenia para ayudar a Haití a combatir un aumento “cataclísmico” de la violencia de las pandillas.

El informe de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU y la Oficina Integrada de la ONU en Haití (BINUH) busca el despliegue de la misión de Apoyo Multinacional a la Seguridad autorizada por el Consejo de Seguridad de la ONU en octubre. Sin embargo, un enredo legal en Kenia ha retrasado el envío de la fuerza.

“En todo Haití, al menos 3.960 personas han muerto, 1.432 han resultado heridas y 2.951 han sido secuestradas en actos de violencia relacionados con pandillas sólo este año”, afirmó Volker Turk, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. “La situación en Haití es catastrófica. Seguimos recibiendo informes de asesinatos, violencia sexual, desplazamientos y otros tipos de violencia, incluso en hospitales”.

El comisionado afirmó que en la capital, Puerto Príncipe, y sus alrededores, se está extendiendo una terrible violencia contra la población y la policía no puede detenerla. “La tan necesaria misión de Apoyo Multinacional a la Seguridad debe desplegarse en Haití lo antes posible”.

El informe dice que el despliegue cumple con las normas y estándares internacionales de derechos humanos. Turk dijo que la misión debe incluir mecanismos de supervisión interna y otras salvaguardias para garantizar su cumplimiento de los estándares internacionales.

“Será necesario desplegar mayores esfuerzos para fortalecer las instituciones del estado de derecho en Haití, en particular la policía, el poder judicial y el sistema penitenciario”, dice el informe, centrándose en el distrito de Bas-Artibonite, a unos 100 kilómetros de Puerto Autónomo. Prince, en el centro de Haití, que ha sufrido un aumento significativo de la violencia de las pandillas en los últimos dos años. Entre enero de 2022 y el mes pasado, al menos 1.694 personas fueron asesinadas, heridas o secuestradas sólo en Bas-Artibonite.

El informe afirma que los secuestros para pedir rescate por parte de grupos criminales se han convertido en un temor constante para los usuarios del transporte público en Bas-Artibonite. Documenta grupos criminales arrasando aldeas “rivales”, ejecutando a habitantes locales y utilizando violencia sexual contra mujeres e incluso niños muy pequeños.

Dijo que los grupos saqueadores saquean las propiedades de los agricultores, dañan los cultivos, dañan al ganado y destruyen los canales de irrigación, contribuyendo al desplazamiento de más de 22.000 personas de sus aldeas, reduciendo significativamente la cantidad de tierra cultivada y aumentando la inseguridad alimentaria. En septiembre, más del 45 por ciento de la población de Bas-Artibonite se encontraba en situación de inseguridad alimentaria aguda. La violencia de las pandillas también ha dejado a muchas familias de agricultores sin poder pagar sus deudas o acceder a servicios básicos.

El informe también pide al Consejo de Seguridad que actualice la lista de personas y entidades sujetas a sanciones de la ONU por apoyar, preparar, ordenar o cometer actos contrarios al derecho internacional de los derechos humanos.

CGTN

Share This Article
Leave a comment