El defensor de los derechos humanos Ayman Lubbad habla de su detención por las fuerzas de ocupación israelíes en Gaza

elInternacionalista
12 Min Read

Las fuerzas de ocupación israelíes (IOF) han estado llevando a cabo arrestos masivos de palestinos desde el inicio de su invasión terrestre de la Franja de Gaza, dijo el Centro Palestino de Derechos Humanos, Al Mezan, y Al-Haq en un comunicado.

Un jefe militar de las FOI anunció que, hasta el 17 de diciembre de 2023, habían tomado cautivos a más de mil palestinos en Gaza. Este anuncio se produjo tras la aparición de fotografías y vídeos en plataformas de redes sociales que exponían el trato inhumano y degradante de los palestinos en la ciudad de Beit Lahia, en el norte de la Franja de Gaza. Las fotografías y vídeos publicados mostraban a cientos de detenidos, incluidos niños, obligados a sentarse en la calle, semidesnudos y despojados de su ropa, en duras condiciones climáticas, antes de ser trasladados en camiones militares israelíes repletos a lugares desconocidos.

Entre los arrestados se encontraba Ayman Lubbad, investigador de la Unidad de Derechos Económicos, Sociales y Culturales del Centro Palestino de Derechos Humanos (PCHR), que se alojaba en la casa de su familia en la ciudad norteña de Beit Lahia. Fue detenido el 7 de diciembre de 2023 y liberado en el cruce de Kerem Shalom, al sur de la Franja de Gaza, el 14 de diciembre de 2023. Actualmente se encuentra en la ciudad de Rafah, separado de su esposa y sus tres hijos. Durante casi una semana, nadie tuvo información sobre el paradero o el bienestar de Ayman.

En un testimonio, Ayman relató la terrible experiencia que tuvo que soportar, ejemplificando el trato inhumano y degradante al que han sido sometidos los detenidos palestinos en Gaza en diferentes centros de detención israelíes:

El 7 de diciembre de 2023, aproximadamente a las 10:00 a. m., escuchamos a las FOI ordenar a la gente, a través de altavoces, que abandonaran sus casas y se ‘entregaran’. Las mujeres y los ancianos recibieron instrucciones de ir al hospital Kamal Adwan, mientras que a los hombres y niños de hasta 14 años se les ordenó desnudarse y arrodillarse en la calle.

Los soldados israelíes dispararon a nuestro vecino, Mohammed Al-Kahlout, hiriéndole la mano. Nos fotografiaron de manera inapropiada mientras estábamos semidesnudos y a algunos nos obligaron a bailar. También quemaron las casas de las familias Al-Muqayd, Mahdi, Al-Kahlout y Sorour frente a nosotros.

Ese mismo día al mediodía nos llevaron a la zona costera de Zikim, donde permanecimos hasta bien entrada la noche. Más tarde supe que algunos detenidos fueron liberados. Al resto nos llevaron a la base militar de Ofekim, esposados ​​y con los ojos vendados. Tan pronto como llegamos allí, me dieron el número 059775 y me llevaron ante un interrogador para que proporcionara mis datos personales. Al enterarse de que trabajo para una organización de derechos humanos, el interrogador me dijo amenazadoramente: ‘Te enseñaré muy bien tus derechos en prisión’.

Más tarde nos llevaron a un centro de detención designado para detenidos en Gaza. Estaba rodeada de alambres de púas y tenía dos lugares altos para el emplazamiento de soldados. Había entre 500 y 700 detenidos con un baño para cada lugar.

Las FOI abusaron de nosotros diariamente desde las 5:00 am hasta la medianoche. Sólo nos permitían sentarnos de rodillas. Cualquier intento de cambiar de posición o quitarse la venda de los ojos se enfrentaba a un castigo severo, incluido permanecer de pie con las manos levantadas por encima de la cabeza durante más de tres horas. Yo, junto con un grupo de detenidos, fuimos trasladados a un lugar similar del que no teníamos información. Podíamos escuchar a los drones despegar y aterrizar. Durante mi traslado, soldados israelíes me golpearon varias veces sin motivo alguno. Me golpeaban continuamente en la caja torácica. No pude dormir durante dos noches debido a la intensidad del dolor.

El lunes 11 de diciembre me trasladaron a un nuevo centro de detención, era mejor que los dos lugares anteriores. Nos retuvieron dentro del centro de detención sin estar esposados ​​ni con los ojos vendados, pudiendo movernos y dormir sin muchas molestias por parte de los soldados. Más tarde supe por algunos detenidos que estábamos en un lugar ubicado en Jabal Al Mukaber en Jerusalén.

Al mediodía de ese mismo día fui sometido a un interrogatorio que duró hasta las 22 horas, una sesión de interrogatorio continuo. El interrogador tomó mis datos personales y comenzó el interrogatorio diciendo que era un enfermo mental y que no había medicado. Insistió en que sus preguntas eran precisas y me exigió que le contara toda la información que tenía sobre los miembros de Hamás y la Jihad Islámica. Profundizó en la naturaleza de mi trabajo en el PCHR y pidió mi opinión sobre lo ocurrido el 7 de octubre. Dijo que empezarían a tratar a la gente de Gaza como “perros”.

El interrogador me interrogó y presionó sobre mis familiares y su supuesta relación con Hamás. Traté de explicarle que no tengo respuestas a sus preguntas debido a mi débil y limitada interacción social que tengo con estos familiares lejanos. Me amenazó, me maldijo y me golpeó en la cara. A medida que se enojaba, seguía repitiendo las mismas preguntas. Me exigió que intentara recordar. Siguió entrando y saliendo de la habitación. Cada vez que salía de la habitación, me cubría los ojos con una venda.

La última vez que regresó le repetí que no tenía ninguna información ni detalles. Al final del interrogatorio, se levantó enojado, me vendó los ojos y me sacó violentamente del edificio. Permanecí aproximadamente una hora al aire libre, sentado de rodillas y con los ojos vendados. No pude soportar el frío extremo, vinieron varios soldados y me golpearon, y me dijeron ‘Cada perro tiene su día’.

Podía oír a otros detenidos gritar mientras los golpeaban de una manera peor que la que yo tuve que soportar. Aproximadamente una hora después me llevaron de regreso al área de detención. La mayoría de los detenidos conmigo eran trabajadores de Gaza que fueron arrestados en Israel después del 7 de octubre y palestinos arrestados en el llamado “corredor humanitario” de la calle Salah-Al-Din, que Israel abrió para los civiles que se desplazaban desde el norte hacia el sur de Gaza. La mayoría de los detenidos llevan entre 30 y 40 días detenidos.

La noche del miércoles 13 de diciembre de 2023, a última hora, nos despertaron mientras dormíamos para contar el número de detenidos. Observamos que llevaban varias esposas junto con otras cajas que resultaron contener las pertenencias de los detenidos. Aparecieron autobuses civiles y sabíamos que nos liberarían. Cuando subimos al autobús, los soldados nos esposaron las manos y los pies. Cada dos detenidos estaban atados entre sí.

El jueves 14 de diciembre de 2023, aproximadamente a la medianoche, los autobuses comenzaron a moverse desde el centro de detención hasta que llegamos al cruce de Karem Abu Salem, al este de Rafah, aproximadamente a las 05:00 am. Nos quitaron las esposas de manos y piernas. Bajamos del autobús y comenzamos a caminar hacia el lado palestino. No tenía nada en mi poder excepto mi documento de identidad. Me puse en contacto con mis familiares que permanecían en la zona de Beit Lahia para informarles que salí y fui a buscar a mis familiares desplazados en la ciudad de Rafah.

El caso de Ayman es ejemplar del trato inhumano y degradante, así como de la tortura a la que son sometidos los detenidos palestinos. Se cree que cientos de palestinos de Gaza siguen detenidos en centros de detención israelíes y se desconoce su lugar de detención y su destino. Los medios israelíes han informado de la muerte de seis palestinos en prisiones israelíes desde el 7 de octubre y al menos dos murieron en centros de detención israelíes, dijeron el Centro Palestino de Derechos Humanos, Al Mezan y Al-Haq. “Nuestras organizaciones expresan su profunda preocupación por la seguridad y la salud del detenido”, agregaron.

Los abogados de las tres organizaciones de derechos humanos intentaron ponerse en contacto con las fuerzas de ocupación israelíes para solicitar información sobre los detenidos palestinos, pero las autoridades se negaron a divulgar información sobre quiénes están detenidos y en qué condiciones, “una conducta que equivale a una desaparición forzada”, dijeron. . “Como lo demuestra el caso de Ayman, hay pruebas sólidas que sugieren que pueden haber sido sometidos a tortura sistemática“.

El Centro Palestino de Derechos Humanos, Al Mezan, y Al-Haq reiteraron su exigencia de que se ponga fin a la desaparición forzada de cientos de detenidos palestinos, entre ellos decenas de mujeres, de Gaza, y que se revele su paradero y sus nombres, así como el cese inmediato de las continuas torturas y abusos durante el arresto y detención arbitrarios de personas de Gaza y de los detenidos y prisioneros palestinos en general.

“Reiteramos nuestro llamamiento a las organizaciones internacionales pertinentes y a la comunidad internacional para que intervengan rápidamente para proteger a los civiles palestinos y ejerzan presión sobre las autoridades israelíes para que liberen a todos los palestinos detenidos arbitrariamente”, dijeron.

WAFA

Share This Article
Leave a comment