El Partido Republicano adopta una nueva política exterior: bombardear a México para detener el fentanilo

elInternacionalista
12 Min Read

Los republicanos sugieren de todo, desde etiquetas terroristas hasta una invasión para diezmar los cárteles de la droga en México.

Un número creciente de republicanos prominentes se están uniendo a la idea de que para resolver la crisis del fentanilo, Estados Unidos debe bombardearla.

En las últimas semanas, Donald Trump ha discutido el envío de “fuerzas especiales” y el uso de “guerra cibernética” para atacar a los líderes de los cárteles si es reelegido presidente y, según Rolling Stone, pidió “planes de batalla” para atacar a México. Los representantes Dan Crenshaw (R-Texas) y Mike Waltz (R-Fla.) presentaron un proyecto de ley que busca la autorización para el uso de la fuerza militar para “ponernos en guerra con los cárteles”. El senador Tom Cotton (R-Ark.) dijo que está dispuesto a enviar tropas estadounidenses a México para atacar a los capos de la droga, incluso sin el permiso de esa nación. Y los legisladores de ambas cámaras han presentado una legislación para etiquetar a algunos cárteles como organizaciones terroristas extranjeras, una medida apoyada por los aspirantes presidenciales del Partido Republicano.

“Necesitamos comenzar a pensar en estos grupos más como ISIS que como mafia”, dijo Waltz, un ex boina verde, en una breve entrevista.

No todos los líderes republicanos están detrás de este enfoque. John Bolton, el tercer asesor de seguridad nacional de Trump que está sopesando su propia candidatura presidencial, dijo que las operaciones militares unilaterales “no van a resolver el problema”. Y el presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, Mike McCaul (R-Texas), por ejemplo, “todavía está evaluando” la propuesta de la AUMF “pero le preocupan las implicaciones migratorias y la relación bilateral con México”, según un miembro republicano del panel.

Pero el afán de algunos republicanos por legislar abiertamente o aceptar el uso de las fuerzas armadas en México sugiere que la idea está echando raíces más firmes dentro del partido. E ilustra las formas en que la frustración con la inmigración, las muertes por sobredosis de drogas y la antipatía hacia China están definiendo la política exterior más amplia del Partido Republicano.

Casi 71,000 estadounidenses murieron en 2021 por sobredosis de opioides sintéticos, a saber, fentanilo, mucho más que los 58,220 militares estadounidenses que murieron durante la Guerra de Vietnam. Y la Agencia de Control de Drogas evaluó en diciembre que “la mayor parte” del fentanilo distribuido por dos cárteles “se produce en masa en fábricas secretas en México con productos químicos provenientes principalmente de China”.

Los demócratas, por su parte, son alérgicos a las propuestas republicanas. El presidente Joe Biden no quiere lanzar una invasión y ha rechazado la etiqueta de terroristas a los cárteles. Su equipo argumenta que dos órdenes ejecutivas emitidas ya ampliaron las autoridades policiales para atacar a las organizaciones transnacionales.

“La administración no está considerando una acción militar en México”, dijo la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Adrienne Watson. “Designar a estos cárteles como organizaciones terroristas extranjeras no nos otorgaría ninguna autoridad adicional que no tengamos ya”. En cambio, Watson dijo que la administración espera trabajar con el Congreso para modernizar las tecnologías de Aduanas y Protección Fronteriza y hacer que el fentanilo sea un fármaco de la Lista I, lo que impondría las regulaciones más estrictas sobre su producción y distribución.

El general Mark Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto, le dijo a Defense One en una entrevista el mes pasado que invadir México era una mala idea. “No recomendaría que se hiciera nada sin el apoyo de México”, dijo, insistiendo en que abordar el narcotráfico impulsado por los cárteles es un problema de aplicación de la ley.

Pero si un republicano derrota a Biden en 2024, esas ideas podrían convertirse en políticas, especialmente si Trump, el favorito del Partido Republicano, recupera la Oficina Oval.

Como presidente, Trump consideró colocar carteles en la lista negra de terroristas del Departamento de Estado. También preguntó sobre el uso de misiles para eliminar laboratorios de drogas y cárteles en México, según el exsecretario de Defensa Mark Esper, quien escribió en sus memorias que rechazó la idea en ese momento.

Pero Trump se retractó de la medida debido a las complicaciones legales y los temores de que bombardear México pudiera generar un aumento de las solicitudes de asilo en la frontera sur.

Ahora que es candidato, Trump está reviviendo sus instintos agresivos hacia los capos de la droga. Ya prometió desplegar fuerzas especiales de EE. UU. para enfrentarse a los cárteles de la droga, “tal como acabamos con ISIS y el califato de ISIS”.

En un video de política publicado por su campaña, Trump dijo que si es reelegido, “ordenaría al Departamento de Defensa que haga un uso adecuado de las fuerzas especiales, la guerra cibernética y otras acciones abiertas y encubiertas para infligir el máximo daño a los líderes de los carteles, la infraestructura y operaciones.”

Y durante un reciente discurso en un mitin presidencial en Waco, Texas, Trump comparó la cantidad de muertes por sobredosis de fentanilo con una especie de ataque militar.

“La gente habla de las personas que están llegando”, dijo Trump. “Pero las drogas que están entrando a raudales en nuestro país, matando a todos, matando a tanta gente, no hay un ejército que pueda hacernos un daño así”.

Otros candidatos de 2024 se ponen del lado de Trump. Usar la fuerza militar contra los cárteles sin el permiso de México “no sería la opción preferida, pero estaríamos absolutamente dispuestos a hacerlo, dijo en una entrevista el empresario y activista conservador Vivek Ramaswamy. Lo que están haciendo los cárteles “es una forma de ataque” a Estados Unidos, agregó.

Ramaswamy también dijo que respalda una autorización para el uso de la fuerza militar para grupos “específicos”: “Si esos cárteles pasan la prueba para calificar como una organización terrorista doméstica con el fin de congelar sus activos, creo que eso los califica para el presidente de EE. UU. para verlos como un objetivo elegible para el uso de la fuerza militar autorizada”.

Asa Hutchinson, exgobernador de Arkansas y una de las voces más moderadas en política exterior de su partido, apoya abiertamente la etiqueta de organización terrorista extranjera para los cárteles. “Cumplen con la definición”, dijo semanas antes de anunciar su ingreso al campo de 2024 este mes.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, está abiertamente en contra de cualquier participación militar estadounidense en su país para enfrentarse a los cárteles. “Además de irresponsable, es una ofensa al pueblo de México”, dijo en marzo.

Pero Waltz, que forma parte del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, señaló que el gobierno de Colombia también se resistió inicialmente a la idea del apoyo militar de Estados Unidos, hasta que las administraciones de Clinton y Bush dijeron que iban a enviar ayuda de todos modos. “Fue solo una vez que entregamos algunos mensajes duros que comenzaron a cambiar”, dijo, y señaló que las actitudes en Bogotá cambiaron a medida que la situación empeoraba en el país.

Además, Waltz sostiene que la aplicación de la ley de EE. UU. está “abrumada por la magnitud del problema por la capacidad de los cárteles”. Estados Unidos debería usar armas cibernéticas militares para interrumpir las comunicaciones de los cárteles y el flujo de dinero, sugirió, y agregó: “Si necesitamos apoyo de drones a lo largo de la frontera, eso no es algo que una agencia de aplicación de la ley pueda hacer, eso es algo con lo que los militares deben ayudar.”

Pero los funcionarios militares y de política exterior estadounidenses actuales y anteriores, incluidos los republicanos, dicen que hay problemas evidentes con las propuestas militares. “Si pensabas que Irak era una mala situación, espera hasta que invadas un país en nuestra frontera”, dijo un asesor republicano de la Cámara de Representantes en el Congreso. “Nuestros nietos se enfrentarán a esto”.

Citan dos preocupaciones principales.

La primera es que el Comando Norte de EE. UU. evalúa que del 30 al 35 por ciento del territorio mexicano no está gobernado, lo que da espacio para que los cárteles de la droga deambulen libremente. Si EEUU lanzara operaciones militares en México, una multitud de personas encontraría su camino hacia los puertos de entrada de EEUU en busca de asilo y sus reclamos serían más fuertes al huir de una zona de guerra activa que involucra a terroristas etiquetados por EEUU.

“Acabas de hacer legítimamente más difícil enviar de regreso a miles de personas”, dijo el miembro del personal republicano de la Cámara.

El segundo problema es que, si bien el uso de la fuerza contra los cárteles de la droga podría afectar el lado de la oferta de la crisis del fentanilo, no aborda la demanda. Y los ejemplos anteriores del ejército estadounidense trabajando con una nación para combatir los grupos de narcotraficantes, como en Colombia, tuvieron éxito, en parte, porque el país anfitrión estaba comprometido con la lucha y llevó a cabo las operaciones.

Hay otras complicaciones, como lo que significaría la etiqueta de terrorista para las personas que venden drogas en línea o las envían: ¿se encarcelaría a un repartidor de FedEx? — y cómo detener el gran volumen de importaciones a México. La Armada de México no puede interceptarlo todo, y las fuerzas de EE. UU. a las que se les pide ayuda pueden atrapar solo una pequeña fracción más de lo que ingresa al país.

Aun así, los republicanos ven las opciones militares como un último esfuerzo para abordar la crisis que afecta a México y Estados Unidos, y seguirán ofreciendo sugerencias hasta que un presidente esté de acuerdo con ellas.

“Lo peor que podemos hacer es seguir sin hacer nada”, dijo Waltz.

Politico

Share This Article
Leave a comment