Kiev acusa a fuerzas prorrusas de organizar protestas de agricultores polacos

elInternacionalista
3 Min Read

El primer ministro de Ucrania, Denis Shmigal, aseguró este domingo que las protestas en la frontera entre Ucrania y Polonia están organizadas por fuerzas prorrusas, pero precisó que el gobierno polaco responde a ellas “de una manera adecuada”.

“Las protestas tienen lugar en el contexto de la guerra en Europa, en un formato híbrido (…) Existe un apoyo de las fuerzas políticas radicales prorrusas en el territorio de toda la UE, incluida Polonia, eso crea las condiciones para los hechos que observamos, cuando se vierte el grano, se cometen actos ilegales”, escribió el primer ministro en su canal de Telegram.

Según el político ucraniano, “el gobierno polaco responde adecuadamente: se inician los casos penales correspondientes“.

Shmigal agregó que los primeros infractores polacos ya comparecieron ante los tribunales, y se enfrentan a penas de hasta cinco años de prisión.

Recordó que en septiembre, la parte ucraniana propuso un mecanismo para verificar el control de cuatro grupos de cereales, así como la introducción de límites de exportación para los huevos, la carne de pollo y el azúcar en el nivel de los años 2022 y 2023.

Las relaciones de Varsovia y Kiev se complicaron por el embargo impuesto contra los granos ucranianos.

En marzo de 2023, Bulgaria, Eslovaquia, Hungría, Polonia y Rumanía pidieron a la Comisión Europea que interviniera en la crisis provocada por la afluencia de los cereales ucranianos.

La Comisión Europea (CE), en respuesta, tomó medidas para restringir la importación de determinados granos ucranianos y al mismo tiempo eliminar las dificultades logísticas para el tránsito de esos productos por los cinco países europeos mencionados, las cuales empezaron a regir el 2 de mayo y más tarde se prorrogaron hasta el 15 de septiembre.

El 15 de septiembre, la CE decidió no prolongar las restricciones a la importación de productos agrícolas ucranianos por varios países europeos limítrofes con Ucrania, pero al mismo tiempo obligó a Kiev a imponer medidas de control sobre las exportaciones ucranianas.

Esa misma jornada Eslovaquia, Hungría y Polonia anunciaron su decisión de prolongar de manera unilateral el embargo a la entrada de alimentos ucranianos.

Ucrania presentó una demanda ante la Organización Mundial del Comercio contra estos países, exigiendo que acepten las medidas acordadas con la CE. Entonces Eslovaquia, Hungría y Polonia anunciaron que boicotearían las reuniones de la plataforma coordinadora de las importaciones de granos desde Ucrania.

El 9 de febrero comenzó una protesta nacional de los granjeros de Polonia, con bloqueos de carreteras y de accesos a los pasos en la frontera con Ucrania.

En el puesto de control de Dorohusk, los manifestantes incluso vertieron al suelo los granos que llegaron en camiones ucranianos. (Sputnik)

Share This Article
Leave a comment