Las fuerzas israelíes imponen asedio a 750 familias en Hebrón durante más de un mes

elInternacionalista
5 Min Read

Un grupo israelí dice que miles de palestinos en el Área H2 de Hebrón han estado bajo toque de queda desde el inicio de la guerra, en lo que equivale a un “castigo colectivo”.

Un niño que porta los colores de la bandera palestina participa en una protesta después de las oraciones del mediodía del viernes en la ciudad ocupada de Hebrón, en Cisjordania, el 10 de noviembre de 2023 (AFP)

El ejército israelí ha estado imponiendo un toque de queda, ahora de casi 24 horas al día, en 11 barrios del Área H2 de Hebrón, en la Cisjordania ocupada, desde que comenzaron las hostilidades con Hamas el 7 de octubre, dijo el grupo de derechos humanos israelí B’tselem el Domingo.

La ONG dijo que, durante más de un mes, las tiendas y negocios palestinos en la zona sitiada y controlada por el ejército israelí han estado cerrados, mientras que unas 750 familias, compuestas por miles de personas, han sido “encarceladas en sus casas”.

La organización acusó a las autoridades israelíes de imponer un “castigo colectivo” a la población de la ocupada Cisjordania mientras la atención mundial se centra en la guerra en Gaza.

“No hay justificación para mantener a cientos de personas bajo una prohibición general de movimiento, encerradas en sus casas durante semanas enteras”, dijo en un comunicado.

“Israel está aprovechando el hecho de que actualmente la atención local e internacional está desviada de Cisjordania para imponer medidas de gran alcance que constituyen un castigo colectivo, lo cual está prohibido por el derecho internacional. Esta conducta es parte integral del régimen de apartheid de Israel, que está en su más flagrante en Hebrón”, dice el comunicado.

B’tselem dijo que, después de imponer dos semanas de toque de queda total, el 21 de octubre el ejército israelí comenzó a permitir a los residentes salir de sus hogares sólo los domingos, martes y jueves, durante una hora por la mañana y otra por la noche.

Sin embargo, cuando los palestinos abandonan sus hogares, tienen que cruzar puestos de control y soportar tratos humillantes por parte de los soldados israelíes, incluidos registros corporales.

Estas búsquedas ocupan la mayor parte del lapso de una hora, lo que deja a muchos palestinos excluidos de sus áreas y hogares hasta que se reabran los puestos de control.

“El toque de queda ha trastornado completamente la vida en el segundo semestre. Los residentes no pueden ir al trabajo ni a la escuela ni visitar a sus familiares, y todos los negocios están cerrados. Viven en total incertidumbre, sin saber cuándo volverán a la normalidad”, afirmó el grupo de derechos humanos.

“Mientras tanto, los colonos de Hebrón disfrutan de plena libertad de movimiento, que utilizan para acosar a los residentes y dañar sus propiedades.”

En un testimonio a B’Tselem, Arij al-Ja’bari, una mujer de 41 años y madre de cinco hijos del barrio de a-Ras en Hebrón, dijo que el 7 de octubre los despertó un megáfono del ejército que anunciaba un toque de queda en la ciudad.

“Desde que comenzó el toque de queda, de vez en cuando los soldados suben a nuestro techo por la noche, gritan y nos despiertan. Intentaron abrir la puerta a la fuerza varias veces, dijo.

Dijo que se quedaron sin agua dos días después de que comenzara el toque de queda, lo que los obligó a pedir agua prestada a los vecinos durante más de 10 días.

“Nuestra vida se ha vuelto insoportable. Estoy en muy mal estado mental. Comemos una o dos comidas al día y somos muy frugales con el agua. Nuestras casas se han convertido en prisiones. No se nos permite abrir las ventanas ni las puertas, salir al patio o subir al tejado”.

“Además, extraño a mis padres. Viven cerca del asentamiento de Giv’at Ha’avot y tampoco se les permite entrar ni salir. Hablamos por teléfono, pero no es lo mismo”.

MEE

Share This Article
Leave a comment