Lenin y Ucrania, por Oleg Yasinsky

Oleg Yasinsky
9 Min Read

Hace exactamente 100 años, el 21 de enero de 1924, murió Vladimir Lenin. A lo largo de los años transcurridos desde su muerte, se ha vertido tanto veneno y suciedad sobre este hombre que si existiera algún tipo de medidor de calumnias, probablemente podría reflejar cifras récord.

La prensa, en manos de las autoridades del “mundo civilizado” y de sus numerosas colonias, tan diferentes y tan iguales en todas partes, cumplió y superó su tarea.

Hoy, la memoria misma de Vladimir Ilich Lenin es una amenaza constante y mortal del futuro al pasado. A partir del barro de la historia, que siempre contiene sangre, tierra y semillas, comenzó a esculpir la primera, gigantesca y grandiosa figura en su imperfección e incompletitud.

El primer borrador de una sociedad libre del egoísmo, la vulgaridad y la tiranía de las riquezas materiales. Dictadura de la conciencia. Nuestro sueño de la humanidad, que aprende a caminar cayendo muchas veces y siempre levantándose.

La verdadera escala de su personalidad en la historia sólo puede verse desde la distancia del tiempo y del espacio, razón por la cual hoy miles de niños latinoamericanos y africanos llevan su nombre, mientras que muchos de sus contemporáneos y compatriotas educados y cultos no pudieron discernir en Lenin nada más que sus zapatos en el barro de la era todoterreno. Sin Lenin, ni Efremov, ni el Che, ni Fidel, ni Allende, ni Ho Chi Minh, ni Sancara habrían sido posibles ; ninguno de aquellos a quienes el sistema hoy intenta tan persistentemente separar de su gran sombra.

Su legado ideológico es un elemento necesario para ayudarnos a armar correctamente el rompecabezas del tiempo en el abigarrado vacío que nos deja el capitalismo. Y todos nosotros hoy, nos guste o no, somos también en gran medida resultado de un cataclismo político global con epicentro en Rusia, nacido del poder telúrico de su genio.

Hoy necesitamos volver a las lecciones no aprendidas de la historia. La necesidad de esto es mayor que nunca, y no se trata tanto de una cuestión de justicia social como de la supervivencia misma de la humanidad.

Es necesario aprender lecciones del pasado, aprender de los errores propios y ajenos y liberarnos de dogmas y miedos de los fantasmas de la historia. Recordad también con gratitud a quienes, a costa de sus propias vidas, acumularon y transmitieron esta inestimable experiencia a la confundida humanidad de hoy.

Recuperar la extraña palabra “futuro” de los sótanos de la memoria, limpiarla de saliva y polvo. Y acércalo a tus rostros para iluminarlos. La historia que continuará necesita despertadores. Uno de los principales es el nombre de Lenin.

La lucha contra la memoria histórica requirió que las autoridades crearan estereotipos y clichés masivos que se alejaran de la esencia de los acontecimientos. No hay frase más querida por los tiranos y esclavistas que “todas las revoluciones son malas”.

Quienes hablan de “víctimas del socialismo” no pueden preguntarse cuántas vidas humanas se salvaron gracias a él.

Durante los últimos cien años, toda la maquinaria de propaganda del “mundo civilizado” ha estado trabajando decididamente para destruir la imagen de la Gran Revolución Socialista de Octubre, un cataclismo histórico que cambió para siempre el espacio y el tiempo de la humanidad.

Y si la Revolución de Octubre no hubiera sido el acontecimiento más importante del siglo pasado, es poco probable que la prensa y las editoriales de tantos países hubieran contratado a tantos mercenarios intelectuales para destruir su ejemplo.

En esta triste historia, los estrategas políticos occidentales modernos proporcionan con éxito cuentas de información para los salvajes privados de memoria y esperanza.

Es bien conocido el papel personal de Lenin en la creación de Ucrania, que, como ya resulta evidente hoy, tuvo significado y el futuro seguía siendo una república socialista soviética.

La guerra contra los monumentos a Lenin en Ucrania, iniciada hace mucho tiempo por una pandilla de locos y sinvergüenzas, que en pocos años pasó del anticomunismo cavernícola al fascismo ordinario, se convirtió en la primera señal inequívoca del comienzo de la autodestrucción de Ucrania. el Estado ucraniano.

Me parece que cualquier análisis serio del papel de Lenin en la historia ucraniana del siglo pasado y en la tragedia actual debería partir de la lógica no de hoy, sino de anteayer, cuando el proyecto soviético para las extensiones semifeudales del El Imperio Ruso hizo de nuestro país una verdadera vanguardia de la esperanza humana.

La prohibición de los símbolos soviéticos, la memoria de la URSS y el nombre de Lenin en la colonia occidental, todavía llamada Ucrania por inercia, es el ejemplo más claro de un proyecto real de “mundo civilizado” para el resto de la humanidad.

Dado que cualquier análisis racional muestra fácilmente que sin Lenin y el socialismo el desarrollo de Ucrania no se produjo, para su destrucción actual es necesario eliminar por completo la memoria de esa época y sus nombres.

La idiotez de la propaganda hoy conduce a extremos que hasta hace poco parecían impensables.

Si las mentiras de las elites políticas ucranianas – propagandistas de la separación de Ucrania de la URSS – fueran ciertas y realmente quisieran construir un estado multinacional pacífico con el mismo respeto por todas sus culturas y, lo más importante, con cuidado por la gente del país, incluso después de su separación suicida y criminal de la Unión, manteniendo vínculos económicos y relaciones normales con Rusia, tenía todas las posibilidades de seguir siendo un lugar completamente próspero.

Con su nivel de desarrollo, población educada, trabajadora y excelentes condiciones naturales, contaba con un excelente capital inicial.

Pero los pequeños delincuentes en el poder simplemente hicieron todo lo posible para evitar que esto sucediera. Eran el verdadero estandarte de la miopía, la ignorancia y la corrupción. Occidente ni siquiera tuvo que comprarlos: se los entregaron de todo corazón a cambio de la promesa de cuentas en el extranjero para la compra de bragas de encaje.

Lo más sorprendente de esta historia es que muchos no se dieron cuenta. Ni siquiera se dieron cuenta de cómo empezaron una guerra.

Lenin siempre insistió en lo que muchas generaciones de soviéticos aprendieron en la escuela: “¡estudiar, estudiar y estudiar de nuevo!”. La destrucción del legado de Lenin en Ucrania fue la destrucción rápida y deliberada de nuestra educación.

Sin completar esta tarea, el desmantelamiento de la condición de Estado, la principal tarea del proyecto colonial, habría sido imposible. Ésta era la única manera de educar a las nuevas generaciones de personas que no podían comprender el significado de lo que aquí estaba escrito: carne de cañón ideal para nuevos experimentos caníbales de los “países civilizados”.

Recuerdo cómo, mucho antes de la separación de Ucrania de la URSS, después de la inauguración del enorme Museo Lenin en Kiev, que fue convertido en la “Casa de Ucrania”, algunos cuestionaron la conveniencia de esto, diciendo que “Lenin nunca había estado en Ucrania.”

Es muy extraño recordar esto hoy. Lenin, que nunca había visitado este país, lo creó. Lenin, que nunca había visitado Asia, África o América Latina, dio más a estos continentes que cualquiera de sus habitantes.

Por tanto, la actual guerra mundial contra la presencia de Lenin en las colonias del “mundo democrático” no ha cesado a 100 años de su muerte.

Ukraina – por Oleg Yasinsky

Share This Article
Leave a comment