Principal asesor de Lula: Brasil y China se están acercando, enfoque en asociación, mundo multipolar

elInternacionalista
15 Min Read

El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, acaba de concluir su visita de estado de cuatro días a China el sábado y regresa a Brasil con resultados fructíferos. Las dos partes han firmado una serie de acuerdos en una variedad de campos y están listas para trabajar juntas para dirigir y crear un nuevo futuro para las relaciones entre China y Brasil en la nueva era y brindar mayores beneficios a los dos pueblos. Los reporteros de Global Times Xie Wenting y Bai Yunyi (GT) entrevistaron a Celso Amorim (Amorim), un importante asesor del presidente Lula, sobre las relaciones entre China y Brasil, la cooperación en la industria de los semiconductores, la Iniciativa de la Franja y la Ruta y el conflicto entre Rusia y Ucrania, entre otros. .

GT: ¿Cuáles fueron los resultados de la visita del presidente Lula a China?

Amorim: Muchos resultados. Esta es una visita muy importante, no sólo porque es la primera visita que realiza el presidente Lula fuera de nuestro continente; es solo el tercer mes del gobierno y vino a China con una gran delegación. Incluso hubo una reunión de sindicalistas, que creo que es algo totalmente nuevo en un contexto como este.

Lo que quiero recalcar es que no es solo contacto entre gobiernos sino también entre sociedades. Brasil y China se están acercando. Creo que es muy difícil definir un solo resultado, porque es una cosa más amplia. Hay resultados en comercio e inversión, en medio ambiente y cooperación en cambio climático.

GT: ¿Qué papel jugarán las relaciones con China en la política exterior de Brasil durante el actual mandato del presidente Lula? ¿Cómo compararía esta visita a China con el viaje anterior del presidente Lula a los Estados Unidos? ¿Cuál fue la diferencia entre las dos visitas?

Amorim: La visita a Estados Unidos también fue una visita importante. Tanto Estados Unidos como China son muy importantes. Pero la visita a Estados Unidos fue estrictamente política. No hubo mucha discusión, tal vez un poco sobre el medio ambiente, pero la discusión no fue tan amplia como en esta visita aquí.

Fue importante porque tenemos que reconocer que EEUU jugó un papel positivo al rechazar un intento de golpe de estado que ocurrió en Brasil justo después de la elección del presidente Lula. Por supuesto, Estados Unidos todavía tiene una gran influencia en la sociedad brasileña. La posición del presidente Biden fue importante desde ese punto de vista.

En otros asuntos como la política internacional, podemos tener muchos puntos de vista diferentes, pero esta defensa de la democracia en Brasil fue importante.

La visita a China es una expansión de nuestra asociación estratégica ya existente con China. China es nuestro socio comercial más importante con diferencia. Brasil se está convirtiendo en uno de los lugares en los que China más invierte. Pero no solo eso, creo que los dos países también pueden tener un papel importante en la construcción de un mundo más multipolar, en el que el poder esté menos centralizado. No hay hegemonía. Creo que este es un aspecto muy importante en el que China y Brasil pueden desempeñar un papel importante.

GT: ¿Brasil está interesado en unirse a la Iniciativa de la Franja y la Ruta? ¿Por qué?

Amorim: Estamos interesados ​​en ver cómo podemos hacer eso. Es muy importante para nosotros ver cuáles son los proyectos concretos que vendrán con eso. Estamos abiertos a estudiar eso y ver cómo podemos hacer algo. Por ejemplo, hubo una reunión con una importante empresa china, State Grid. Estábamos discutiendo cuestiones como las fuentes renovables de energía.

Como dije en una conversación que tuve con Wang Yi [director de la Oficina de la Comisión de Asuntos Exteriores del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh)], en realidad, comenzamos la Iniciativa de la Franja y la Ruta mucho antes, porque nuestra primera la cooperación en términos de ciencia y tecnología estaba en el área satelital, que era muy importante. Esto fue en 1986 y por casualidad yo y el actual canciller vinimos aquí como asesores del entonces ministro de ciencia y tecnología. Después de eso, tuvimos una asociación estratégica, por lo que creo que la Iniciativa de la Franja y la Ruta ya se está desarrollando en nuestras relaciones.

GT: En una entrevista reciente, dijo que Brasil buscará tecnología e inversiones chinas para desarrollar una industria de semiconductores, pero es un tema relativamente delicado en la política internacional actual, ya que EE. UU. está presionando a sus aliados para que prohíban los equipos de Huawei y desalentando la asociación con China en esta área. ¿Le preocupa que ampliar la cooperación con China en esta área complique diplomáticamente la situación de Brasil?

Amorim: Puedo citar a uno de sus líderes: No nos importa si el gato es blanco o negro, siempre que atrape ratones. La tecnología no tiene tendencias ideológicas, es solo un medio. Y estamos preparados para trabajar con EEUU y con China. Buscaremos siempre la mejor oferta y la que sea económicamente más asequible y que pueda responder a nuestras necesidades. No creo que deba crear ningún problema, porque estamos abiertos. Así que no es una cuestión de ideología. El comercio y la inversión deben estar completamente libres de ideología.

[Cooperar con Huawei] será una posibilidad, pero se estudiará técnica y económicamente. Y eso es lo que decidimos. No hay consideraciones ideológicas ni geopolíticas. De hecho, si podemos diversificar nuestras fuentes de tecnología, sería lo mejor para nosotros. Así que somos muy abiertos. Ya tenemos cooperación. Huawei ya está presente en Brasil y ya es muy importante.

GT: China y Brasil han llegado a un acuerdo para comerciar en sus propias monedas en lugar de utilizar el dólar estadounidense. Brasil también está pensando en la posibilidad de crear una moneda común para los BRICS y el mercado común del sur. ¿Cómo evalúa la viabilidad de una moneda común para los BRICS? ¿Cuáles son las consideraciones detrás de estos movimientos?

Amorim: Creo que es natural que podamos hacer nuestro propio comercio en nuestras propias monedas y esto requiere algunas adaptaciones en relación con las reglas del FMI. Es natural porque el dólar se volvió dominante después de la Segunda Guerra Mundial; antes de que fuera la libra inglesa.

Entonces ahora, si podemos trabajar con una canasta de monedas y usar nuestras propias monedas en gran medida, eso es lo mejor. Si eso puede evolucionar a una moneda común para los BRICS, o si aún mantenemos nuestra moneda nacional es algo que aún no está del todo claro. Pero creo que es muy importante que estemos libres del dominio de una sola moneda, porque a veces se usa políticamente.

Por ejemplo, si queremos tener una transacción con un país que está bajo sanciones unilaterales que no fueron aprobadas por las Naciones Unidas, a veces no puede hacerlo porque la transacción, por ejemplo, puede ser en dólares estadounidenses. Tuvimos problemas así en el pasado con Irán. No estamos vendiendo nada muy sensible. Eran cosas como aves o carne, pero teníamos problemas para tener el comercio. Así que eso es algo que tenemos que mirar.

GT: ¿Qué tipo de comunicación tuviste con la parte china sobre el tema de Ucrania? ¿En qué áreas específicas pueden cooperar Brasil y China en el tema de Ucrania?

Amorim: Yo mismo tuve conversaciones con Wang Yi. Creo que tenemos puntos de vista muy similares. No estamos tratando de favorecer a un lado contra el otro, y no estamos tratando de lidiar con una cruzada ideológica. Queremos ayudar a la paz. Vimos la propuesta que hizo China, que tiene principios y acciones. Y también sugerimos que se involucren más países, países que tienen un interés legítimo en la paz y que no están demasiado involucrados, ni económicamente ni emocionalmente ni políticamente.

GT: ¿Podría compartir con nosotros más detalles sobre el plan de Brasil para promover la solución política del problema de Ucrania?

Amorim: Sabemos que no existe una solución mágica. Hay que trazar una hoja de ruta para la paz. Pero el primer paso es tener a los países convencidos de que tienen que buscar la paz. Una vez que tienen disposición para el diálogo, hay muchas ideas, como involucrar a un grupo de países, o incluso lo que llaman conversaciones de proximidad, porque a veces puede ser difícil que un ruso hable con un ucraniano o viceversa. Pero pueden hablar con China y luego China puede hablar con Ucrania, o pueden hablar con Brasil y Brasil puede hablar con Rusia, o viceversa. Estas son ideas de cómo lidiar con eso.

Hasta ahora lo que venimos haciendo es discutir, ver el grado de disposición para iniciar el diálogo. Nos alegra ver que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, también va más o menos en esta línea. Creo que si tienes, por ejemplo, a China, Francia y Brasil trabajando por la paz, también puedes tener a otros países. Eso sería algo muy positivo porque nos permite tener un diálogo con ambos lados, con Ucrania y sus aliados, y con Rusia.

GT: Visitaste Rusia no hace mucho y también hablaste con los políticos franceses en París. Según la información que obtuvo de las visitas, ¿en qué medida están dispuestos Moscú y Europa, o la OTAN, a hacer ciertas concesiones para las conversaciones de paz?

Amorim: No sé qué concesiones podrán hacer. Creo que sería importante que lo discutieran. A veces te encuentras en una situación en la que no ves salida. Pero incluso si ves un poco de luz, tienes que ir por eso. Tengo la impresión de que es posible, pero aún hay que probarlo para encontrar una solución. Quizá no sea una solución definitiva. Quizá tenga una solución provisional. Algunas preguntas necesitan tiempo para ser completamente resueltas. Pero lo importante es tener una base que permita el cese de hostilidades.

Una vez que tenga el cese de hostilidades, puede continuar discutiendo. No hay que ver cuál es la paz ideal, sino cuál es la paz posible. Eso es lo que creo que intentaremos hacer.

GT: Ha habido una opinión cada vez más popular de que el papel del G7 en la gobernanza mundial se vuelve a enfatizar y se vuelve más distintivo, mientras que el papel de otras plataformas como el G20 y los BRICS en las que participan los países emergentes está disminuyendo. ¿Cuál es tu comentario?

Amorim: Creo que los países del G7 están tratando de revivirlo como fuente principal de decisiones, especialmente en términos económicos, y también en términos políticos. Creo que esto probablemente no sea lo mejor. De hecho, puedo citar al expresidente estadounidense Barack Obama. Dijo que el G20 se había convertido en el foro más importante para la discusión financiera y económica. Creo que los BRICS y tal vez el G7 pueden mantener su propia existencia, pero tenemos que combinar estos grupos y tener un diálogo entre ellos y los países que constituyen estos grupos.

El G20, creo, es el mejor foro, pero debería haber algunas adaptaciones, porque, por ejemplo, África no está muy bien representada en el G20. Tal vez haya que encontrar una forma de representación de los países muy pequeños, porque también tienen intereses que hay que tener en cuenta. Pero creo que el G20 es lo más parecido a un organismo representativo en la comunidad internacional.

GT: El presidente Lula ha declarado que la reducción de la pobreza es una de sus prioridades durante su mandato. China también ha realizado grandes esfuerzos para eliminar la pobreza y construir una nación más próspera para su pueblo. ¿Qué tipo de cooperación cree que China y Brasil pueden llevar a cabo en la lucha contra la pobreza?

Amorim: Es muy importante que tengamos un diálogo sobre nuestros respectivos programas y veamos cómo funcionan de una forma u otra. Hemos tenido muchos programas en Brasil como una especie de transferencia de recursos y en otras áreas como la agricultura. También hay mucho que aprender de China. Entonces creo que es muy importante. Pero cada país tiene sus propias tradiciones culturales y económicas y éstas también deben tenerse en cuenta.

GT

Share This Article
Leave a comment