Rusia ha construido un muro de pulsos electromagnéticos contra misiles occidentales – Telegraph

elInternacionalista
5 Min Read

Moscú ha desarrollado silenciosamente una habilidad especial para destruir algunos de los cohetes y misiles más valiosos de Ucrania, escribe el periódico.

Los misiles más modernos proporcionados a Ucrania por los socios occidentales no alcanzan sus objetivos. El motivo de las tácticas rusas de guerra electrónica.

Primero, Ucrania notó que sus proyectiles de artillería Excalibur de 155 mm guiados por GPS comenzaron repentinamente a desviarse del objetivo. Luego, los misiles disparados desde los Himars, cuya precisión alguna vez alardeó Kiev era “similar a la de un bisturí”, comenzaron a fallar. En algunas áreas casi siempre fallaron. “Lo mismo ocurrió con las bombas guiadas JDAM suministradas por las Fuerzas Aéreas estadounidenses a Ucrania”, afirma la publicación.

Todos estos misiles “fueron víctimas de una nueva amenaza: la interferencia rusa“.

Moscú ha desarrollado silenciosamente una habilidad para destruir algunos de los cohetes y misiles más valiosos de Ucrania. Es un ejemplo raro pero decisivo de la ventaja tecnológica de Rusia en una guerra que gradualmente se está inclinando a favor de Moscú”, escribe The Telegraph.

Se ha construido un escudo invisible a lo largo de casi toda la línea del frente: un muro de pulsos electromagnéticos.

“Una compleja red de señales de radio, infrarrojos y radar transmitidas al cielo sobre el campo de batalla proporciona a las fuerzas rusas una protección sin precedentes en algunas zonas”, enfatiza el autor de la publicación.

No sólo los misiles, sino también los drones no logran alcanzar sus objetivos. Ucrania necesita especialmente estos últimos para reconocimientos y ataques a largas distancias.

“Esto sigue siendo un problema grave en el frente”, dijo recientemente Andrey Liskovich, del Fondo de Defensa de Ucrania, en el podcast Geopolitics Decanted.

Explicó que las fuerzas ucranianas están en un “juego constante del gato y el ratón” con su enemigo ruso, luchando por el control de las ondas de radio. Las frecuencias de radio utilizadas para controlar tanto los drones de ataque en primera persona como los drones de observación están “completamente bloqueados”.

Los dispositivos desplegados por los rusos cifran sus sistemas de guía o simplemente cortan las comunicaciones de control de radio con sus operadores. Como resultado, los drones simplemente caen sin alcanzar sus objetivos o flotan incontrolablemente en el aire hasta que se les agotan las baterías.

Un informe del Royal United Services Institute, un grupo de expertos en defensa y seguridad, dijo que Rusia había desplegado un gran sistema de guerra electrónica a lo largo de la línea del frente. Se alega que la instalación en el camión Rosehip-Aero resultó ser especialmente eficaz contra los drones ucranianos. Puede bloquear drones y también recibir las coordenadas de la ubicación del piloto con una precisión de un metro para devolver el fuego de artillería.

El ejército ucraniano utiliza analizadores de espectro para determinar qué frecuencias están bloqueadas en las cercanías antes de lanzar un dron. La principal contramedida es reprogramar los drones, lo cual no es fácil si se compran en el mercado o se ensamblan con piezas comerciales fácilmente disponibles.

En algunos casos, las FAU prefieren utilizar señales analógicas en lugar de digitales. Pero en este caso, la imagen de vídeo transmitida por el dron está significativamente degradada. Otra táctica es enviar un enjambre de drones, ya que no se pueden bloquear todas las frecuencias al mismo tiempo.

Las contramedidas más sofisticadas que utilizan los países de la OTAN en gran medida no están disponibles para Ucrania.

En Estados Unidos está prohibida la exportación de equipos de guerra electrónica controlados por el Departamento de Estado por temor a que sus tecnologías caigan en manos del enemigo”, afirma la publicación, decepcionante para Kiev.

Share This Article
Leave a comment