Trump afirma que la interferencia electoral está detrás de los cargos penales

elInternacionalista
5 Min Read

El expresidente , Donald Trump, arremetió el martes contra el fiscal de Nueva York, Alvin Bragg, por presentar cargos penales en su contra y se declaró víctima de interferencia electoral sin ofrecer pruebas.

“Nunca pensé que algo así podría suceder en Estados Unidos”, dijo Trump a sus seguidores reunidos en su casa de Palm Beach, Florida. “El único crimen que he cometido ha sido defender sin temor a nuestra nación contra quienes buscan destruirla”.

Anteriormente, Trump se declaró inocente en un tribunal de Manhattan de 34 delitos graves de falsificación de registros comerciales, ya que los fiscales lo acusaron de orquestar pagos a dos mujeres antes de las elecciones de 2016 para suprimir la publicación de sus encuentros sexuales con él.

Trump, que se postula para la nominación presidencial republicana en 2024, pronunció el martes por la noche en Florida un discurso relativamente corto, de 25 minutos, en comparación con sus discursos de concentración que a veces pueden durar dos horas.

A pesar de lanzar una diatriba contra los fiscales, no llamó a nuevas protestas de sus seguidores. Y aunque se espera que regrese pronto a la campaña electoral, no dio detalles al respecto.

Trump, de 76 años, buscó profundamente en su pozo de agravios personales para declararse acosado por opositores políticos que utilizan el sistema legal en su contra para tratar de evitar que recupere la Casa Blanca en 2024.

Trump acusó al fiscal de distrito de Manhattan, Bragg, de intentar atraparlo “antes de que supiera algo sobre mí”. Dijo que el juez del caso, Juan Merchan, es “un juez que odia a Trump”. Pero no ofreció ninguna evidencia para respaldar su afirmación de que estaban tomando medidas para socavar su candidatura a la Casa Blanca.

ATAQUES CASOS LEGALES

Trump tomó nuevos tiros en todos los diversos casos legales en su contra, desde el manejo de documentos clasificados que fueron llevados a Mar-a-Lago cuando Trump se mudó de la Casa Blanca a principios de 2021, la investigación del 6 de enero de 2021, asalto al Capitolio de los EE. UU. y el caso de interferencia electoral que enfrenta en Georgia desde las elecciones de 2020.

Trump expresó particular preocupación por el caso de los documentos que está investigando el fiscal especial Jack Smith, a quien llamó “lunático” varias veces.

Dijo que los casos equivalen a un intento de frustrar su tercera candidatura a la presidencia, calificándolo de “interferencia electoral masiva en una escala nunca vista”.

Reunidos ante él en un salón de baile con bordes dorados en Mar-a-Lago, se encontraban varios partidarios combativos y acérrimos de Trump, incluidos los legisladores republicanos Marjorie Taylor Greene y Matt Gaetz, el veterano agente Roger Stone, el fabricante de almohadas Mike Lindell, el ex embajador de EE. UU. a Alemania Richard Grenell y los hijos de Trump, Donald Trump Jr. y Eric Trump.

La esposa de Trump, Melania, no fue vista en el salón de baile.

MUESTRA DE APOYO

Entre los cientos estaba Nathan Mitchell, de 18 años, el presidente entrante del club de republicanos universitarios de la Florida Atlantic University.

Dijo que estaba allí para apoyar a un hombre que representa “la mejor oportunidad que tiene Estados Unidos de volver a ser grande”.

De las acusaciones presentadas contra Trump, Mitchell dijo: “Nos humilla a todos frente al mundo”.

Con un chaleco de motociclista de cuero negro, con un parche que dice “Born to Ride” sobre el número 45, Alex González, de 45 años, que opera una empresa de seguridad en Palm Beach, dijo que estaba allí para mostrarle al expresidente que la gente cree en él.

“Es todo una farsa, hombre, es todo una cacería de brujas”, dijo González sobre la acusación. “Trump no debe estar por encima de la ley; si hace algo mal, debe ser responsable como cualquier otra persona.”.

Reuters

Share This Article
Leave a comment