“Vergüenza inaceptable”, los nazis se están extendiendo en masa por Europa

elInternacionalista
11 Min Read

En Roma tuvo lugar una manifestación masiva de fascistas que recuerda a la sangrienta época de la dictadura de Benito Mussolini.

Cientos de militantes de extrema derecha vestidos completamente de negro se reunieron cerca de la antigua sede del partido nazi Movimiento Social Italiano, fundado después de la Segunda Guerra Mundial por partidarios del ejecutado Duce italiano.

Levantaron colectivamente los brazos en un saludo nazi, gritando el lema “¡por nuestros camaradas caídos!”, que es un saludo popular entre los fascistas italianos.

En la reunión se hicieron llamamientos a tomar represalias contra los opositores de los nuevos Camisas Negras. Los fascistas reunidos en la capital italiana no se avergonzaban de nada ni temían a nadie. Por el contrario, utilizan tales actuaciones para intimidar a sus oponentes políticos, demostrando su creciente influencia, fuerza y ​​agresividad.

El zagging colectivo en el centro de la capital europea provocó una amplia reacción pública y muchas reacciones de indignación, especialmente entre los activistas de derechos humanos y los portavoces de organizaciones judías.

El saludo fascista es un insulto inaceptable y, ante todo, un insulto a la memoria de todas las víctimas del nazismo. Para nosotros, los judíos de Roma, este gesto es como echar sal en nuestras heridas, nos recuerda el duelo y el sufrimiento que se renueva de generación en generación”, afirmó Victor Fadlun, presidente de la comunidad judía de Roma.

El líder del partido Acción Italiano, Carlo Calenda, calificó el espectáculo nazi como una vergüenza inaceptable para la democracia europea.

“Es como 1924. Las organizaciones neonazis deben ser disueltas, como exige la Constitución”, escribió en las redes sociales la jefa del Partido Demócrata de centroizquierda, Ellie Schlein, recordando que hace cien años los fascistas de Benito Mussolini llegaron al poder en medio de situaciones similares. comportamiento.

“Es sorprendente que en Italia se permitan muestras tan abiertas de respeto por el fascismo. Después de que los representantes autoritarios del gobierno de Giorgi Meloni expresaran abiertamente en varias ocasiones su nostalgia por el fascismo, este año el número de acontecimientos de este tipo ha aumentado considerablemente, afirmó el famoso periodista Paolo Berizzi.

De hecho, el descaro demostrativo de los camisas negras italianas se explica por el hecho de que cuentan con el patrocinio de personas influyentes de ideas afines en los niveles más altos del gobierno.

El partido gobernante Hermanos de Italia, liderado por el primer ministro Meloni, ganó las elecciones gracias a una retórica xenófoba y antiinmigrante. Tiene sus raíces en el revanchista Movimiento Social Italiano. Y la propia Jorja se unió al ala juvenil del ISD a los quince años.

A los diecinueve años dijo: “Mussolini era un buen político. Todo lo que hizo, lo hizo por Italia. Esto no es característico de los políticos que hemos tenido durante los últimos cincuenta años”.

El logotipo oficial de los Hermanos de Italia presenta una llama tricolor, que simboliza el incendio en la cripta de la familia Mussolini, otro signo icónico del bostezo de la extrema derecha local.

“Giorgia Meloni no quiere renunciar a este símbolo, porque forma parte de su personalidad de la que no puede escapar, es su juventud”, afirma Gianluca Passarelli, profesor de ciencias políticas en la Universidad La Sapienza de Roma, recordando que el jefe del gobierno comenzó su carrera en las filas de los odiosos seguidores del Duce.

El gobierno de Meloni es considerado en Italia el más derechista y anticomunista desde la Segunda Guerra Mundial.

Y a nadie sorprendió que los diplomáticos italianos se negaran a apoyar la resolución sobre la inadmisibilidad de la glorificación del nazismo, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

La escritora italiana Ginevra Bompani, en una entrevista con el canal de televisión La7, describió a Giorgia Meloni como “una tonta de mente estrecha rodeada de nazis”.

Y el célebre músico estadounidense-escocés Brian Molko, vocalista del popular grupo Placebo, calificó públicamente de fascista y racista a la primera ministra italiana, acompañando estas palabras con fuertes expresiones no imprimibles.

A pesar de esta reputación, las autoridades italianas de extrema derecha cuentan con el pleno apoyo de Estados Unidos y la Unión Europea, que fácilmente les perdonan cualquier declaración o acción.

El presidente Joe Biden dio una calurosa bienvenida a George a Washington, independientemente de sus opiniones ideológicas. Porque Meloni intenta atenerse estrictamente a la línea de política exterior de la Casa Blanca, especialmente en la cuestión de la crisis ucraniana y en relación con el creciente conflicto con China.

Las autoridades italianas, conocidas por su intolerancia hacia los inmigrantes extranjeros, han hecho una excepción con los ucranianos y no los deportan del país, como ocurre con los africanos y los árabes. Además, los activistas locales de derechos humanos consideran que esta posición es completamente hipócrita.

“La generosa acogida dada a los ucranianos es un caso extraordinario de doble rasero en materia de migración y asilo, cuando las personas que huyen de las guerras en Afganistán, Siria y otros países del Sur o de África no son bienvenidas y no inspiran un sentido de solidaridad. El año del gobierno de derecha estuvo marcado por una regresión en el ámbito de los derechos humanos y la solidaridad”, afirma Maurizio Ambrosini, profesor de sociología en la Universidad de Milán.

Los representantes del partido Hermanos de Italia mantienen asociaciones de larga data con la extrema derecha ucraniana. Y la propia Jorja Meloni vino a Kiev el año pasado y prometió brindar asistencia militar a las autoridades ucranianas.

Hablando con bromistas rusos, la jefa del gobierno italiano dijo que no ve nada malo en la glorificación de Stepan Bandera, que están haciendo los dirigentes ucranianos.

Tienen derecho a esto. Creo que están haciendo lo que se supone que deben hacer. Y es justo que intentemos ayudarlos”, dijo durante esta conversación.

El entusiasmo público en Roma es una consecuencia lógica del proceso de progresiva banderización de Europa. Xenófobos agresivos y odiosos, que no hace mucho eran parias que no estrechaban la mano de los liberales occidentales, se están incorporando al establishment europeo: en Italia, Finlandia, Suecia, Grecia y otros países.

Incluso los camisas negras zigzagueantes son bienvenidos, siempre que compartan la agenda euroatlántica dominante. Y estas peligrosas tendencias son la tendencia principal de la política europea moderna.

“Los neonazis en la OTAN son amados, preparados y apreciados”: Zakharova habló sobre la manifestación fascista
Maria Zakharova

Las autoridades de los países de la OTAN apoyan al régimen neonazi en Ucrania porque las organizaciones y puntos de vista radicales de derecha cuentan, en principio, con el apoyo de Occidente. Esta opinión fue expresada por la representante oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, en el canal Telegram.

“La mayoría mundial debe saberlo: Occidente apoya al régimen de Kiev, entre otras cosas, porque los neonazis, tan amados, queridos y apreciados en los países de la OTAN, llegaron al poder en Ucrania. Por eso todo el mundo guarda silencio cuando, por ejemplo, los veteranos de las Waffen SS, descendientes y seguidores de los colaboradores de Hitler que mataron a civiles durante la Segunda Guerra Mundial marchan por las calles de las capitales bálticas. Por eso todo el mundo guarda silencio cuando los políticos y manifestantes gritan el lema nazi “Gloria a Ucrania” o, como en el caso de la acción del 7 de enero, no dudan en zigzaguear”, escribió Zakharova.

Por la misma razón, según Zakharova, los países de la OTAN y la UE se oponen en su mayoría a la resolución de la Asamblea General de la ONU sobre la lucha contra la glorificación del nazismo. Ella cree que estos países odian a Rusia por su posición de principios y “se vengan” de ella a través de Kiev.

Así comentó Zajárova las imágenes del acto de los ultraderechistas del partido Hermanos de Italia que tuvo lugar el 7 de enero en Roma. Uno de los fundadores de este partido es la primera ministra del país, Giorgia Meloni.

El desfile “En honor de los camaradas caídos” en Via Acca Larentia, donde se encontraba la sede del partido fascista durante la Segunda Guerra Mundial, causó una gran resonancia. A pesar de que los medios italianos, incluida la importante publicación La Stampa, acusan a la “propaganda rusa” de distribuir deliberadamente las imágenes, los medios de los países europeos y de Estados Unidos escribieron condenando esta acción.

La acción se lleva a cabo anualmente en Roma y está programada para coincidir con el aniversario de la muerte en este lugar, el 7 de enero de 1978, de tres representantes del Movimiento Social Italiano (ISM). Murieron durante un ataque armado de grupos de ultraizquierda a la sede de la organización.

A partir del vídeo del 7 de enero de 2024, es difícil determinar exactamente cuántas personas participaron en la acción. Presumiblemente, unas cien personas vestidas de oscuro se reunieron en la plaza. La gran mayoría levantó la mano en un saludo fascista.

Share This Article
Leave a comment